Entrevista

Steven Armstrong (Ford): «Ford es rentable en Europa y continuará invirtiendo en el continente»

El presidente de Ford Europa, Oriente Medio y África muestra su esperanza de que la UE alcance un pacto comercial con Reino Unido y confía en el tirón del nuevo Fiesta tras su «buena acogida»

Actualizado:

Steven Armstrong tomó las riendas de Ford Europa, Oriente Medio y Africa (EMEA) el 1 de julio. Lo hizo en un momento agridulce para la compañía en el Viejo Continente. El año pasado Ford regresó a los números verdes tras cuatro años de pérdidas -ingresó 23.800 millones de euros (255 millones de aumento), con unos beneficios antes de impuestos de 1.000 millones-, pero la salida del Reino Unido de la Unión Europea abre una etapa de incertidumbre en su principal mercado continental. Pese a ello, Armstrong, de 53 años y hasta ahora director de Operaciones de la marca en el mercado europeo, se muestra optimista y espera que tanto las instituciones comunitarias como las británicas alcancen un acuerdo que garantice el libre comercio.

«Es un momento difícil para la industria», admite Armstrong. «En Reino Unido tenemos una presencia muy importante. No solo producto, sino también ingenieros y materiales. El talento que tenemos allí es enorme. Esperamos que haya un acuerdo».

Armstrong también confía en que la potencia de sus últimos lanzamientos, en especial el nuevo Fiesta, «que ya está teniendo una buena acogida», continúen impulsando su cuenta de resultados. «Tenemos grandes expectativas con él», explica.

Actor global

Por estos motivos el directivo también descarta radicalmente que Ford vaya a seguir los pasos de la otra gran compañía automovilística estadounidense que operaba en Europa, general Motors, que en marzo decidió vender su filial Opel a PSA y abandonar el continente por su «pérdida de atractivo», según el presidente de su consejo de administración, Dan Ammann. «Hay una diferencia significativa entre GM y Ford», explica Armstrong. «Ford tiene una visión clara del mercado y quiere ser un actor global. Además, somos rentables aquí, donde tenemos importantes proyectos en marcha y planeamos seguir invirtiendo».

«En la planta valenciana están haciendo un trabajo extraordinario con el Kuga, el Mondeo y la Transit Connect»
Una de las mayores inversiones de la marca en el continente está en territorio español. Se trata de la planta valenciana de Almussafes, que da trabajo a más de 8.000 personas y cuya plantilla se ha visto reforzada desde el verano para atender a la creciente demanda. «Están haciendo un trabajo extraordinario con el Kuga, un producto muy bien posicionado en el segmento SUV. También con el Mondeo y la Transit Connect. Según las expectativas de Armstrong, los SUV y los crossover en general continuarán creciendo en cuota de mercado durante los próximos años. Si como consecuencia se frenan los pedidos de Mondeo, Almussafes estará preparada para compensarlo con un crecimiento de la producción del Kuga.

La planta valenciana también está bien posicionada de cara al futuro de la movilidad. Allí se fabrica la versión híbrida del Mondeo, el aperitivo del primer vehículo totalmente eléctrico de Ford, que llegará en 2020, y cuyo lugar de producción está aún por decidir. Más tarde, en 2021 llegará el primer coche autónomo de la marca del óvalo que, según adelanta Armstrong, será un vehículo comercial. «Aún hay mucho por resolver», asegura.

Entre los cabos sueltos, también queda clarificar el papel que tendrán en el futuro inmediato los vehículos de combustión. «Los nuevos diésel Euro 6 son limpios. El reto que tenemos es educar a los clientes y a nosotros mismos, mediante una discusión a todos los niveles, también con los gobiernos locales. Pero los diésel seguirán siendo muy importantes, sobre todo para los vehículos comerciales», asegura.