Última Hora Buscan a Moussa Oukabir como presunto autor del atentado de Las Ramblas

Motor - Reportajes

Probamos el Kona, el nuevo SUV de Hyundai que calentará el mercado después del verano

Llamado así en honor a una isla de Hawái, el Kona es un vehículo eminentemente urbano y práctico

Probamos el Kona, el nuevo SUV de Hyundai que calentará el mercado después del verano

El Hyundai Kona nace con buenas cartas para triunfar. El nuevo modelo de SUV, presentado esta semana por la marca coreana y que llegará a España en octubre, cubre el segmento que más crece, el de los todocaminos urbanos, y aúna un tamaño compacto, un espacio interior cómodo para cuatro personas y unos acabados coloristas y bien terminados, tendencias todas ellas muy valoradas por los compradores.

Precisamente la marca justifica su tardía entrada en el mercado de los SUV compactos por el intenso trabajo de estudio y diseño previo, realizado, según explicó el presidente de Hyundai, Chung Eui-sun, durante la presentación del modelo en Seúl, que se ha alargado durante cinco años.

Estéticamente, el Kona luce un diseño atrevido, marcado por la nueva parrilla en forma de cascada y las nuevas «luces compuestas», esto es, repartidas en dos grupos por el frontal. El grupo superior es largo y delgado, lo que confiere al coche un aspecto agresivo. El otro rasgo externo que marca su personalidad es la presencia de marcados guardabarros, que conectan la parte delantera con la trasera, donde destacan unas ópticas traseras igualmente afiladas. Además, cabe destacar la posibilidad de elegir el techo en color diferente al del resto de la carrocería, aspecto igualmente muy valorado por los compradores y que ya es algo habitual en modelos similares.

ABC pudo probar el Kona en las instalaciones de Hyundai en Namyang, en Corea del Sur, precisamente el lugar donde se ha desarrollado. Allí, en una pista de pruebas abarrotada de «mulas» de los próximos desarrollos de la compañía —incluyendo versiones eléctricas e híbridas para el Kona previstas para 2018 y hasta 8 nuevos modelos de SUV, que llegarán antes de 2021—, pudimos entrar por primera vez al interior del coche, que toma su nombre de un volcán hawaiano.

Lo primero que salta a la vista es la distribución del salpicadero, en el que todos los elementos están colocados de forma ordenada y fácil de utilizar. Su sobriedad general queda rota por un acabado del color de la carrocería en las salidas de aire, el botón de encendido y los pespuntes de los asientos. Por lo demás, los acabados son de calidad y están bien rematados. El tacto del volante, que puede calefactarse, al igual que los asientos, resulta agradable y natural.

En nuestra unidad de prueba, no obstante, echamos de menos lo que será una de las apuestas estrella del modelo: El Head-Up display o HUD escamoteable de 8 pulgadas. Según el fabricante coreano, será el mejor de su clase (con una luminosidad de 10.000 cd/m2) y mostrará información sobre la navegación y las señales de tráfico.

El Kona incorpora la versión más actualizada del sistema de infoentretenimiento de Hyundai, compatible con Android Auto y Apple carPlay, y cuyo contenido se muestra en una pantalla de 5, 7 o 8 pulgadas (dependiendo del mercado y del acabado). También ofrece la posibilidad de cargar inalámbricamente dispositivos móviles compatibles. En nuestra unidad, la pantalla es la más grande, y ofrece una buena resolución, incluso en condiciones de pleno sol.

Respecto al espacio, este es suficiente para que cuatro personas viajen de manera cómoda, sobre todo si, como repetimos, tenemos en cuenta que hablamos de un modelo compacto, de 4,16 metros de largo. En cuanto al maletero, la marca no quiere facilitar todavía el dato concreto de capacidad por si la configuración en España le afecta, pero sí aseguran de que ésta es mayor que la del Nissan Juke y el Mazda CX-3, por lo que podría rondar los 350 litros.

Toca encender el motor y dar el primer paseo, y a ello nos ponemos. Tuvimos entre las manos el motor 1.6 de 177 CV en combinación con el cambio automático de 7 velocidades. Además, nuestra unidad montaba tracción total de serie, lo que se notaba en el recorrido, planteado para sacarle partido. Respecto a la respuesta del motor, éste probablemente no sorprenda a nadie por su brío y resulta ligeramente ruidoso a altas revoluciones, pero también hay que decir que ofrece un buen desempeño, con una aceleración suave y progresiva.

Especialmente destacable es el trabajo realizado en el chasis y en la suspensión, lo que permite al Kona superar resaltos y terrenos bacheados de forma muy confortable para sus ocupantes. Además, también resulta agradable la dirección, muy directa, lo que en combinación con los dos radares que incorpora el vehículo —trasero y delantero— y la cámara trasera hará muy cómodo su uso urbano.

En suma, el Kona demostró ser un vehículo confortable para un uso urbano y apto para escapadas por rutas desgastadas, encajando a la perfección en el perfil de un cliente urbanita con cierto gusto por la aventura.

Toda la actualidad en portada

comentarios