Motor - Reportajes

Porsche Cayenne 2018: Un SUV con ADN deportivo

Combina prestaciones típicas de Porsche con gran versatilidad para el uso diario

El Cayenne llega con éxito a su tercera generación, tras unos comienzos no exentos de polémica (sobre todo entre los más «porschistas») por tratarse del primer Porsche con cinco plazas y todo terreno de una marca tradicionalmente especializada en la fabricación de deportivos. Su apuesta funcionó, y ahora, transcurridos 15 años desde el primer Cayene y tras haber vendido más de 700.000 unidades en todo el mundo (500.000 de la segunda generación del modelo), este SUV inicia una nueva trayectoria convertido en un coche mucho más deportivo, en el que se deja notar el ADN del legendario 911.

La nueva generación, presentada en el museo Porsche en Stuttgart-Zuffenhausen en una espectacular gala con música, luz y coreografía, se ha rediseñado por completo. El chasis y el sistema de propulsión, así como el concepto de pantallas y controles, experimentan una profunda renovación para incrementar aún más el abanico entre deportividad y confort.

El Cayenne ofrece 5 modos de configuración, que han sido probados en Dubai, Estados Unidos y Alaska
Este vehículo, que llegará a España a partir del 4 de diciembre, combinará en mayor grado las prestaciones típicas de Porsche con la excelente versatilidad para el uso diario. De partida contará con dos ofertas mecánicas en gasolina con dos nuevos motores de seis cilindros: uno de tres litros con turbo de 340 CV (40 CV más que el modelo precedente); y otro motor 2.9 V6 biturbo para el Cayenne S, que alcanza los 265 km/h y tiene una potencia de 440 CV (20 CV más que el motor actual). De serie cuenta con la nueva caja de cambios Tiptronic S de ocho velocidades, y los nuevos sistemas de chasis. Para el momento de su lanzamiento al mercado estará disponible con el Paquete Sport Chrono opcional, el nuevo Cayenne S acelera de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos.

Mejor comportamiento

Otra de las novedades es que por primera vez dispone de unos neumáticos diferenciados delante y detrás, además de un eje trasero direccional. Junto con estas características típicas de los coches deportivos, se ha mejorado su comportamiento en carretera con la tracción integral activa de serie, la suspensión neumática de tres cámaras y el Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC), un sistema electrónico que compensa el balanceo de la carrocería. A pesar de que el equipamiento de serie aumenta considerablemente, el peso del Cayenne se ha reducido en 65 kilos respecto a su antecesor y el coche está perfectamente preparado para su uso «off-road». La configuración por defecto es el programa Onroad (carretera). Después, hay otros cuatro modos para adaptarse a distintas situaciones fuera de la carretera: Gravel (Grava), Mud(Barro), Sand (Arena) o Rocks (Rocas). Estos modos han sido testeados en las condiciones más extremas, a más de 50 grados en las dunas de arena de Dubai (EAU) y en las polvorientas pendientes del Valle de la Muerte (Estados Unidos), o a 45 grados bajo cero en el hielo y la nieve de Alaska.

El nuevo Cayenne, del que ya se pueden realizar pedidos en España, mide 4.918 milímetros de largo, 1.983 de ancho (sin incluir los retrovisores) y tiene un volumen de maletero de 770 litros, 100 más que antes.

El diámetro de las llantas es una pulgada superior y, por primera vez, las llantas y neumáticos del eje trasero son de mayor tamaño, lo que también mejora las cualidades dinámicas. En la rediseñada parte posterior destaca el logotipo Porsche en 3D junto con los pilotos tridimensionales unidos por una banda de LEDs.

Toda la actualidad en portada

comentarios