Los planes del Ayuntamiento de Madrid van en contra de la seguridad vial, según el RACE

Cruzar por cualquier punto de la vía, circular en ambas direcciones por calles de un solo sentido, o girar con semáforos en rojo van en contra de la formación vial y de los principios de autoridad de las señales de tráfico

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado el borrador de la «futura ordenanza de movilidad sostenible» en la que, a juicio del Real Automóvil Club de España (RACE), se prioriza desde la improvisación la libre movilidad de los ciudadanos, contraviniendo los principales criterios de seguridad vial y sin tener en cuenta el modelo de movilidad que requiere una ciudad como Madrid, capital de España.

Para el Club de automovilistas más grande de España, algunas de las propuestas que ha lanzado el consistorio madrileño van totalmente en contra de la formación vial necesaria que reciben los ciudadanos desde las edades más tempranas, que incluye el respeto a las normas circulación y mantener el principio de autoridad de las señales de tráfico. En este sentido, medidas como la de permitir cruzar una «calle 30» por cualquier punto sin necesidad de utilizar un paso de peatones constituyen una temeridad que pone en riesgo la integridad física de los propios viandantes.

Asimismo, la posibilidad de autorizar a ciclistas a circular en ambos sentidos por una vía de una sola dirección (lo que hasta ahora es circular en dirección prohibida), o a girar a la derecha en semáforos en rojo, aunque esté señalizado, suponen contradecir al Código de Circulación, poniendo de nuevo en riesgo a peatones y conductores. Para el RACE, todos los conductores deben estar sujetos a las mismas normas, independientemente del vehículo que utilicen.

A su juicio, la movilidad sostenible no consiste en dar vía libre a colectivos concretos, como son los ciclistas, para circular por la capital, sino en tomar medidas seguras encaminadas al respeto de todos los agentes que integran la movilidad de una ciudad: automovilistas, motoristas, ciclistas y peatones.

La nueva propuesta destaca también la obligatoriedad de seguro, matrícula o mantenimientos técnicos para los nuevos sistemas de bicicleta de alquiler sin base fija. En este sentido, consideran imprescindible, además de que se haga obligatorio el uso del casco, hacer extensibles estas medidas a todos los que vayan a utilizar las bicicletas particulares en zona urbana, pues comparten la vía pública con otros vehículos. Además, desde el RACE nos preguntamos por qué esta medida se aplica sólo a una parte del colectivo y no a todos los usuarios, algo que sí mejoraría la seguridad vial.

Es imprescindible una armonización y un consenso entre ayuntamientos para tener unos principios comunes para las ordenanzas relativas a movilidad sostenible, que garanticen a los ciudadanos seguridad y conocimiento de las normas en todas las ciudades, y no que cada una tenga las suyas. Finalmente, el RACE lamenta que el Ayuntamiento de Madrid siga sin atender el ofrecimiento de organizaciones relacionadas con la seguridad vial. Recordamos que el RACE, además, ha sido elegido por la ONU para gestionar el único centro en el mundo de formación en materia de movilidad y seguridad vial.