Piden que las estaciones de servicio siempre tengan personal de atención para discapacitados

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad reclama al Congreso que reforme la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios de modo que se garantice la atención a personas mayores o con discapacidad en las gasolineras

MADRIDActualizado:

Según datos de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, de las 10.947 gasolinerasexistentes en España en 2016, unas 547 operan sin empleados. Desde la Agrupación Española de Vendedores al Por Menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar) señalan que el mínimo de empleados para mantener el funcionamiento de una gasolinera es de cuatro trabajadores, mientras que la media española se sitúa entre siete y ocho, todo ello sin contar cafeterías y lavaderos que pudieran existir en cada punto.

Ante estas situación, y con la proliferación de las llamadas estaciones de servicio «low-cost» en las que el cliente realiza por sí mismo tida la operación de repostaje, desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) han reclamado al Congreso de los Diputados que la reforma del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que se está tramitando en la Cámara Baja, incluya la regulación de la obligatoriedad de que las estaciones de servicio cuenten con personal de atención siempre que estén abiertas al público.

El CERMI ha remitidosu propuesta a las diferentes fuerzas políticas para que sea incluida en la reforma de la Ley de Consumidores, con el fin de garantizar la atención a personas mayores o con discapacidad en estaciones de servicio de carburantes para automoción.

En concreto, la disposición adicional que el CERMI propone que se añada, recoge que las estaciones de servicio de carburantes para automoción en todo el territorio nacional dispondrán, mientras estén abiertas al público, depersonal presencial que deberá atender, apoyar y auxiliar a las personas con discapacidad y personas mayores que así lo requieran en las tareas de repostaje de carburantes, cuando las mismas no puedan efectuar por sí solas estas labores.

Esta propuesta se enmarca dentro de las diferentes acciones que la plataforma representativa de la discapacidad en España ha impulsado para poner de manifiesto la discriminación que suponen las gasolineras desatendidas para las personas con discapacidad, una realidad que, precisamente, la entidad ha denunciado recientemente ante el Defensor del Pueblo Europeo.

En este sentido, desde el sector social de la discapacidad se viene demandando del legislador una regulación nacional uniforme que obligue a que las estaciones de servicio de carburantes en todo el territorio nacional cuenten con personal de atención al público de modo permanente, así como que dicho personal tenga obligación de prestar apoyo y asistencia a las personas con discapacidad y personas mayores que repostan en estos puntos.

En el caso específico de las personas con discapacidad, la presencia permanente de personal y la atención en las tareas de repostaje es una exigencia de la propia normativa europea y española que como consecuencia de la aplicación de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, obliga a los proveedores de bienes, productos y servicios a disposición del público a realizar ajustes razonables para impedir discriminaciones por razones o motivos de discapacidad.