Piden crear un «EuroNCAP de la contaminación» que evalúe las emisiones de forma independiente

La nueva alianza Allow Independent Road-testing pretende impulsar un sistema de clasificación al margen de la industria para evitar la «imagen falsa» que reciben los consumidores

MadridActualizado:

Una nueva organización, la alianza AIR (Allow Independent Road-testing), pretende impulsar la adopción voluntaria de su sistema de clasificación independiente con el fin de reducir los efectos nocivos de las emisiones en la calidad del aire y el cambio climático y abordar de inmediato la crisis de las emisiones NOx de los vehículos diésel.

Antes de septiembre de 2017, cuando entró en vigor la nueva normativa de medición de emisiones y consumos WLTP, solo se requería a los fabricantes europeos realizar sus propias pruebas de emisiones, en condiciones de laboratorio y sin tener que publicar los resultados, lo que, según AIR, «daba a los consumidores y a los reguladores una imagen falsa de las verdaderas emisiones de los vehículos».

«Durante la década de los 70, el programa NCAP revolucionó la seguridad de los vehículos al introducir un sistema independiente de evaluación y clasificación de seguridad. Creemos que este método de eficacia probada, que se sigue usando con buenos resultados, podría tener el mismo impacto en la actualidad para impulsar la innovación en la fabricación de vehículos más limpios», explica Massimo Fedeli, cofundador de AIR. «Ahora es necesario que los fabricantes de vehículos hagan lo correcto y utilicen pruebas independientes para competir por las emisiones más limpias».

Según explican desde AIR, sus pruebas de emisiones se han obtenido de forma rigurosa, mediante exámenes de cuatro horas a los vehículos. Ya han realizado test con más de 1500 modelos distintos (de los cuales, más de 1000 en Europa), cuyos resultados ya están disponibles en la página web de AIR.

La alianza AIR se compromete a garantizar que los datos y las pruebas sigan siendo completamente independientes de la industria automovilística y de los reguladores, para asegurar la transparencia y el pleno escrutinio público, así como la libre disponibilidad de los resultados pasados y futuros de las pruebas independientes. El sistema independiente de pruebas asigna a cada vehículo una clasificación A-H (A indica el vehículo más limpio y H indica el vehículo con más emisiones).

El sistema de pruebas ha sido evaluado de forma independiente por ocho investigadores europeos, que forman parte de su comité consultivo científico. Según explica uno de ellos, el doctor Xavier Querol, del del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), «los sistemas de etiquetado existentes en función de sus emisiones -como Euro 4, 5 y 6- no son una buena herramienta, en el caso de los NOx, para distinguir vehículos más contaminantes de los menos, ya que estas clasificaciones cubren una gama demasiado amplia de emisión de NOx en condiciones de circulación urbana, para permitir una elección adecuada por políticas ambientales o consumidores».

De acuerdo con los organizadores, AIR «es una alianza privada y pública abierta a las organizaciones y personas que quieren garantizar una actuación directa e inmediata para reducir los efectos nocivos de las emisiones de los vehículos en la calidad del aire y el cambio climático».