ABC

Para 2021, en España circularán seis millones de coches conectados

El vehículo conectado aumentará las prestaciones de los coches y los servicios vinculados, mejorando la seguridad, facilitando la gestión del tráfico o reduciendo el consumo de combustible

MadridActualizado:

El coche conectado, que promete solucionar los problemas de movilidad en las ciudades, está ganando terreno en el mercado español. Además, este tipo de vehículo no es solo cuestión de vehículos nuevos o de gama alta. Ya son varios los dispositivos a la venta que permiten reconvertir el espacio donde se instalaba la autoradio del vehículo en un completo centro de mando para reproducir música, leer correos electrónicos o encontrar destinos en el GPS a través del smartphone.

Debido a esto, y ayudado de la concienciación ciudadana, los coches conectados formarán parte de nuestra vida cotidiana muy pronto. Y tan pronto será que, en 2021, uno de cada cuatro vehículos en circulación por nuestro país estarán conectados, según una estimación de la patronal de los concesionarios Faconauto sobre datos de la consultora MSI. En concreto, la organización prevé que, para ese año, habrá en las carreteras españolas 6 millones de coches conectados, dentro de un parque total que alcanzará las 24 millones de unidades.

Faconauto considera que, actualmente, el vehículo conectado se encuentra en un estado parecido al que estaba la telefonía móvil antes de su «boom», y prevé que un punto de inflexión se producirá ya al finalizar esta década, cuando la integración de Internet en los coches sea algo más habitual, lo que derivará, a su vez, en la progresiva llegada de coches totalmente autónomos.

De esta forma, en los próximos diez años, el vehículo conectado hará que los conductores puedan acceder a una nueva plataforma de contenidos que transformará la automoción, aumentando las prestaciones de los coches y los servicios vinculados, mejorando la seguridad, facilitando la gestión del tráfico o reduciendo el consumo de combustible. Un ejemplo de esta evolución imparable es que, desde el año que viene, será obligatorio en la Unión Europea que los coches de nueva fabricación incorporen el sistema de llamada automática de emergencia, denominado «eCall».

El vehículo conectado se encuentra en un estado parecido al que estaba la telefonía móvil antes de su «boom»

Asimismo, Faconauto recuerda que la proliferación de coches conectados supondrá también nuevos retos, no sólo tecnológicos, sino también regulatorios. En concreto, considera de vital importancia la gestión y el acceso por parte de terceros a los datos que generen las unidades de control de esta nueva generación de vehículos. En este sentido, la patronal es partidaria de una cesión muy restrictiva de dichos datos, que ha de salvaguardar, por encima de todo, la protección y la privacidad de los conductores. Asimismo, esa cesión debería producirse sólo en los casos expresamente solicitados por el cliente.

«La "explosión" del coche conectado se hará realidad en pocos años y será muy beneficiosa para los conductores y para el sector en general. Ahora bien, los concesionarios deben trabajar junto con los fabricantes para que el uso de los datos que generen estos coches sea restrictivo, por seguridad para el cliente y para no comprometer la propiedad intelectual de cada uno de los complejos sistemas que incorpora el vehículo», comenta Gerardo Pérez, presidente de Faconauto. «Este dato no puede cederse a plataformas comunes bajo ningún concepto sin la autorización expresa del cliente y deben quedar bajo la protección del fabricante del vehículo y de su red de distribución», añade.