Nuevas tecnologías en vehículos para poder prestar ayuda en desastres naturales

El sistema de Pila de Combustible de Mirai o la tecnología híbrida enchufable del nuevo Prius Plug-in hybrid, entre otras, permiten que algunos vehículos funcionen como generadores eléctricos

MADRIDActualizado:

Cuando pensamos en vehículos de asistencia para catástrofes naturales, enseguida se nos vienen a la mente las ambulancias, coches de policía y bomberos, y automóviles 4X4 con los que poder acceder a zonas difíciles. Pero las nuevas tecnologías, como los sistemas de pila de combustible o los coches híbridos enchufables, también pueden ser de gran ayuda cuando se produce un percance.

Así lo han entendido en Toyota, una firma que se ha implicado desde el principio en ayudar a revitalizar la región de Tohoku, la más afectada por el gran terremoto que se produjo en el este de Japón el 11 de marzo de 2011. Através del proyecto Kokoro Hakobu —llevar o entregar nuestro corazón en japonés— la marca ha introducido nuevas tecnologías en sus vehículos para poder prestar ayuda en caso de desastres naturales.

Una de las principales lecciones extraídas de la catástrofe de hace seis años fue la necesidad apremiante de electricidad, tanto para realizar las labores de rescate como para adaptarse a las temperaturas particularmente bajas de Tohoku. Como consecuencia, se puso de manifiesto que las tecnologías de preparación para desastres son recursos críticos que no pueden ser subestimados.

En conmemoración del sexto aniversario del gran terremoto del este de Japón, Toyota quiere concienciar sobre el desarrollo de tecnologías de automoción que puedan hacer también las veces de generadores eléctricos potentes y duraderos para casos de emergencia.

El resultado son las nuevas tecnologías introducidas en varios vehículos, desde el sistema de Pila de Combustible de Toyota ―Toyota Fuel-Cell System (TFCS)― del Mirai al sistema híbrido enchufable del nuevo Prius Plug-in hybrid, entre otras. Estos vehículos tienen una doble finalidad, tanto como modo de transporte y, lo que es más importante, como generadores eléctricos que pueden resultar básicos en caso de emergencia. Los vehículos desempeñan un papel muy importante, ya que proporcionan una sensación constante de seguridad de que, en caso de catástrofe, las comunidades y los hogares dispondrán de los mecanismos de seguridad adecuados.

Una de las iniciativas enmarcadas en el proyecto Kokoro Hakobu fue la provisión de vehículos híbridos que fueran capaces de suministrar electricidad externamente. Así, se cedieron unas 40 unidades de Prius, entonces en su tercera generación, a las prefecturas de la región de Tohoku.

Los vehículos híbridos capaces de suministrar electricidad para su uso externo resultan de incorporar las sugerencias de los clientes en el diseño de unos vehículos que sean más útiles en caso de emergencias, particularmente a gran escala. En Japón no son raras las catástrofes naturales, ya que el país descansa sobre cuatro placas tectónicas, junto a la herradura del Cinturón de Fuego del Pacífico. Esa situación tan delicada no hace más que reforzar la necesidad de que tanto el país como sus habitantes estén constantemente preparados para cualquier desastre.

Gracias a las valiosas aportaciones de los clientes que han considerado que la capacidad del sistema híbrido de generar electricidad resulta muy útil en caso de emergencias, Toyota Motor Corporation (TMC) ha buscado formas de incorporar y ampliar esta función en más modelos híbridos.

Las características básicas del sistema híbrido permiten una potencia máxima de 1,5 kW, por lo que el sistema de suministro eléctrico se puede emplear para alimentar una gran variedad de electrodomésticos. Un vehículo con el depósito de combustible lleno puede suministrar energía eléctrica a máxima potencia durante unos dos días.

Teniendo presentes las lecciones aprendidas tras la experiencia de primera mano de lo ocurrido seis años atrás en Tohoku, Toyota avanzó hacia el siguiente paso en el desarrollo de tecnologías de automoción, el Sistema de Pila de Combustible. La mayor capacidad de su batería ofrece una fuente de electricidad alternativa más duradera y estable en caso de catástrofes.

Pila de combustible

En ese sentido se enmarca la introducción de la berlina de pila de combustible Mirai, lanzado al mercado a finales de 2014.

Si bien el objetivo principal del sistema a base de hidrógeno es potenciar las capacidades del Mirai como vehículo respetuoso con el medio ambiente que no emite CO2 ni sustancias nocivas, se trata de la misma tecnología del Sistema de Pila de Combustible Toyota que le permite hacer también las veces de generador eléctrico, aún más potente que su homólogo híbrido. La pila de combustible de Toyota incorpora elementos de la tecnología de pila de combustible y la tecnología híbrida, e incluye el nuevo diseño FC Stack y los depósitos de hidrógeno a alta presión patentados por Toyota.

El sistema lleva asociada una capacidad energética de alrededor de 60 kWh, con una potencia máxima de 9 kW. La electricidad generada por el sistema de pila de combustible se puede emplear como fuente de energía esencial para alimentar hogares y aparatos eléctricos en condiciones extremas. Con su mayor capacidad energética, el Sistema de Pila de Combustible de Toyota proporciona una fuente de generación eléctrica más duradera en caso de emergencias.

Toyota también ha utilizado el Sistema de Pila de Combustible Toyota en el desarrollo del Toyota FC Bus. Entregado para su uso por parte del gobierno metropolitano de Tokio a principios de 2017, el Toyota FC Bus emplea un sistema de suministro energético externo de alta capacidad. Genera una potencia máxima de 7,2 kW, y una gran capacidad de suministro eléctrico, de 235 kWh, gracias a sus diez depósitos de hidrógeno a alta presión.

En líneas generales, la electricidad generada se puede utilizar como fuente de energía en grandes centros de evacuación, como gimnasios de escuelas o centros cívicos, además de usos similares a los de los vehículos híbridos. La escala y durabilidad de estos vehículos de pila de combustible supone un avance notable, y lleva los planes de contingencia en caso de terremoto a un nuevo nivel, ya que se puede ampliar desde hogares individuales a todo un barrio, funcionando como fuente de energía más estable y fiable.

Híbridos enchufables

Toyota ha trabajado activamente para que los vehículos respetuosos con el medio ambiente estén cada vez más al alcance de un mayor número de clientes. En los 20 años transcurridos desde el lanzamiento de la primera generación de Prius, la visión de Toyota también se ha ampliado, y se ha renovado el compromiso de contribuir a la sociedad de la mejor forma posible. La más reciente generación del Prius Plug-in hybrid, lanzada a finales de febrero de 2017 en Japón, encarna esa visión renovada.

Al duplicar la capacidad energética de la batería hasta unos 8,8 kWh, y con una carga eléctrica máxima de 1,5 kW —la potencia es equivalente a la de los vehículos híbridos—, Prius Plug-in hybrid puede generar la electricidad necesaria para unos cuatro días en un hogar medio.

Otra característica disponible en el nuevo Prius Plug-in hybrid es el sistema avanzado de recarga solar instalado en el techo. Se trata del primer sistema de recarga solar producido en serie del mundo, que puede suministrar energía procedente de la luz solar a la batería de tracción mientras el vehículo está aparcado, para luego recorrer una distancia máxima aproximada de 6,1 km al día.

Esta innovación en concreto tiene gran importancia, ya que el sistema de recarga solar evita la necesidad de que el vehículo funcione únicamente con electricidad y/o gasolina, que podrían no estar fácilmente disponibles en caso de emergencias. Sin embargo, con el sistema de recarga solar, los clientes pueden conservar la movilidad, sin verse limitados por la falta de combustible. Naturalmente, el potencial de este sistema se extiende a las labores de rescate, cuando la posibilidad de desplazarse a las regiones afectadas resulte crucial.

Suministro eléctrico de emergencia

Estar siempre preparado forma parte de nuestra vida cotidiana, particularmente en el caso de los habitantes de zonas muy proclives a las catástrofes naturales, como ocurre en Japón.

Una de las prioridades de Toyota es siempre garantizar la seguridad de nuestros clientes y de las comunidades que nos rodean. Sin olvidar ni un momento la experiencia de la catástrofe del 11 de marzo de 2011, se ha desarrollado en Japón el programa de Suministro Eléctrico de Emergencia de Toyota —Toyota Emergency Electric Supply—, que se espera que empiece a funcionar próximamente en las empresas del grupo Toyota y los concesionarios.

Los detalles provisionales de este programa incluyen el suministro a nivel nacional de esos vehículos Toyota propiedad de la compañía que pueden hacer las veces de generadores eléctricos, como los citados híbridos, híbridos enchufables y vehículos de pila de combustible, en casos de emergencia. El programa también ayuda a potenciar nuestra capacidad de reacción rápida cuando se produce una catástrofe.

Toyota seguirá teniendo presente la experiencia de la catástrofe del 11 de marzo de 2011, y pensando incansablemente en formas en las que se pueda contribuir a reforzar una sociedad capaz de responder ante cualquier contingencia.