Los mejores museos de coches de España

Ya sea por colecciones privadas o cedidas por organismos públicos estos son los mejores lugares de culto a la historia de la automoción de nuestro pais

MadridActualizado:

Para los amantes del automovilismo sería un sueño poder tener en su garaje sus coches preferidos. Los deportivos más potentes, los clásicos con más pedigrí o los modelos más populares de la historia. Claro que teniendo en cuenta que los coches más deseados suelen tener precios prohíbitivos, la empresa se antoja imposible para casi todos los mortales menos para los coleccionistas. Como cumplir los sueños es algo muy importante, aunque no se puedan tener en propiedad existe una opción para contemplar de cerca, e incluso poder tocar, estos vehículos: los museos. Estos son los museos donde se pueden encontrar los mejores coches en España:

Museo del automóvil de Málaga

Situado en la parte antigua, cercano a la playa y la catedral, está compuesto por módulos tematizados. Entre sus colecciones destaca la dedicada a los Cadillacs y los modelos más «hollywoodescos» de la cultura americana, exponentes del lujo y la máxima potencia. También ofrecen coches propulsados por energías alternativas y en definitiva una muestra de la evolución del automóvil durante el siglo XX. El precio de la entrada es de 7,50 euros la tarifa general y 5,50 la reducida (para residentes en Málaga capital, estudiantes, mayores de 65 años, familia numerosa, desempleados y colectivos de especial protección). El museo abre sus puertas de martes a domingo de 10 a 19 horas.

Museo de la historia de la automoción en Salamanca

Creado en el año 2001 está situado en una de las zonas más emblemáticas de la ciudad, en el margen derecha del río Tormes, junto al Puente Romano y frente al Archivo Histórico Nacional de la Guerra Civil, la Catedral y el Museo Art Decó Art Nouveau Casa Lisy, en 2002 fue inaugurado por los Reyes. El principal atractivo de este museo es la Colección de Gómez Planche, compuesta por más de cien vehículos. También cuenta con una colección cedida por la Dirección General de Tráfico y un gran archivo bibliográfico. Además, ejerce una gran labor en la difusión y conservación del patrimonio automovilístico español. La entrada cuesta 4 euros y el horario de apertura es de martes a domingo, de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas. En los meses de agosto y septiembre la apertura vespertina se retrasa hasta las 17:30 horas.

Museo de los Jardines de Sabatini en Madrid

Exposición permanente que se encuentra en un hotel, situado en la Cuesta de San Vicente 16, con vistas al Palacio Real y a los Jardines de Sabatini. Su principal objetivo es enseñar a sus visitantes cómo era Madrid a principios del siglo XX a través de fotografías y vehículos de la época. Ofrece un tour guiado en el que uno puede sentirse como un mafioso de los años 20 a través de los clásicos expuestos, y sus mayores atractivos son un Ford T de 1915 y un BMW Isetta de los años 50. Como curiosidad, sólo pueden visitarlo los clientes del hotel.

Museo Fundación RACE

La colección de este museo, abierto al público en 1998 y situado en la sede del RACE en el circuito del Jarama (autovía A-1 km 28), es una recreación de la historia de la automoción desde sus inicios. Cuenta con vehículos anteriores a 1910 como el Delahaye 1899, el Hipano Suiza o el Mercedes Simplex de 1904, aunque se han incorporado piezas de la década de los 50 y los 70. Para disfrutar de esta colección privada es necesario pedir cita previa. La visita es gratuita y este Agosto permanecerá cerrado.

Colección de Automóviles Salvador Claret en Girona

Fue el primer museo dedicado a los coches abierto al público diariamente. Está compuesto por los modelos adquiridos por Salvador Claret, que inauguró su colección en la década de los 50 con la adquisición de un Ford T que posteriormente restauró. A partir de 1990 el museo sólo compra vehículos producidos en España. Entre sus integrantes destacan coches de marcas como Maybach, Alfa Romeo o Packard, fabricados entre 1883 y 1990. Los asistentes tendrán una amplia visión de la evolución del automovilismo, la transformación de la carrocería y podrán conocer a una gran cantidad de marcas hoy desaparecidas. El horario de visita es de jueves a sábado de 11 a 18 horas, y los domingos y festivos de 10 a 14 horas. La entrada cuesta 5 euros para los adultos y 3 para los menores de 14 años, además hay descuentos especiales para grupos.

Museo de coches antiguos de las Palmas de Gran Canaria

Sus naves no son un museo al uso, sino el garaje privado, pero abierto al público, de los socios del club de coches clásicos de Gran Canaria que ofrecen a los visitantes más de 100 extraordinarios modelos. Muchos de ellos son difíciles de encontrar en la Península ya que la condición de puerto franco de las islas hace que la adquisición de determinados modelos sea más asequible. El museo abre de lunes a viernes de 17 a 21 horas, es gratuito y está situado en la calle Agaete 10, en la Urbanización Industrial Lomo Blanco en el municipio de Las Torres.

Museo Torre de Loizaga en Vizcaya

Este espectacular museo se encuentra situado en las frondosas y verdes montañas del País Vasco que rodean al Castillo de Concejuelo, en Vizcaya. Los modelos expuestos son parte de la colección privada de Miguel de la Vía, y lo más destacable de este museo es que cuenta con la colección de Rolls-Royce más importante de Europa. De hecho, tiene al menos una unidad de cada modelo fabricado por la exclusiva marca entre 1910 y 1998 en un estado de conservación impecable. Se puede visitar los domingos y festivos estatales entre las 10 y las 15 horas. El precio de la entrada es de 7 euros para los adultos, 4 euros para los menores entre 12 y 18 años y los jubilados y gratuita para los menores de 12 años.

Museo de la automoción Roda Roda en Lérida

Ubicado en un antiguo taller mecánico, este museo está divido por bloques temáticos: coches, motos, taller, motores y miniaturas. Compuesto por las aportaciones de sus dueños, cuenta la historia de la automoción desde el siglo XVIII y entre sus actividades incluye visitas guiadas especialmente dedicadas a los menores. Las joyas de la corona de este peculiar lugar de culto al automóvil son un Citroën B-12 de 1925, modelo que utilizaban los antiguos taxistas de Barcelona, y un Hispano-Suiza de 1928 que utilizaba el Rey Alfonso XIII. Además, en el espacio reservado para las motocicletas pueden verse varios modelos de la prestigiosa Ducati y de las míticas Montesa. De entrada gratuita, abre sus puertas de martes a sábado de 11 a 14 y de 17 a 20 horas, y los domingos y festivos de 11 a 14 horas, y está situado en la calle Santa Cecilia nº 22 en Lérida.

Museo Automovilístico de Melilla

Pensado para rendir homenaje a los últimos 100 años del sector automovilístico, este museo cuenta con una colección de más de treinta vehículos y motocicletas. Además, en los cerca de mil metros cuadrados que componen sus instalaciones también se exponen multitud de herramientas, letreros de publicidad, surtidores de combustible, motores, matrículas, distintivos de las marcas o piezas de coches antiguos. Se encuentra en la Carretera de Hidum, s/n, esquina con Falangista Rettlang nº 46 y está abierto de lunes a viernes de 10:30 a 14 horas y de 17 a 20 horas, y los sábados sólo en horario matutino.

GEVICAR en Barcelona

Este museo tiene una historia especial, pues nace como consecuencia del cobro de una deuda. Fue en los años 70 cuando los hermanos Villanova, empresarios del sector textil, recibieron como pago de un cliente dos coches clásicos. Desde entonces comenzaron a coleccionar coches clásicos y de épocas dando lugar a la colección «Germans Villanova». Además, fundaron el Club GentlemenDrive, del que surge GEVICAR, que cuenta con una espectacular flota de súperdeportivos de distintas épocas para completar una colección de más de 50 ejemplares de marcas como Ferrari, Rolls-Royce o Bugatti.