Director General de Renault Iberia

Iván Segal (Renault): «La única solución que asegura la movilidad sostenible es la 100% eléctrica»

«Los motores diésel van a preservar una parte del mercado durante bastante tiempo. ya que seguirán siendo la solución idónea para determinados clientes interesados en las largas distancias por carretera»

Actualizado:

El fabricante francés es uno de los que más apuestan por el vehículo eléctrico, de cero emisiones. Dispone de cuatro principales vehículos en su gama: el cuadriciclo Twizy y el urbanita ZOE, además de la furgoneta ligera Kangoo Z.E.

-¿Qué evolución espera para el mercado de la automoción y su marca en 2018?

Esperamos que el mercado de automoción recupere por fin, e incluso supere, el nivel de 1.500.000 de unidades anuales vendidas. Y en cuanto a las perspectivas comerciales de Renault en España, tras tres años consecutivos de liderazgo absoluto, pienso que siguen siendo esperanzadoras: contamos con una gama atractiva -con algunos productos «made in Spain»- y que cuenta con una completa oferta de modelos SUV.

-¿Qué futuro le aguarda a los motores de combustión, en especial a los diésel?

Vivimos un momento de cambio en el que van a coexistir las diferentes tecnologías. A medio plazo, la única solución que asegura la movilidad sostenible al alcance de todos con plenas garantías es la 100% eléctrica, aunque el mercado dictaminará cuál es el espacio para otras tecnologías. En cualquier caso, parece que los motores diésel van a preservar una parte del mercado durante bastante tiempo, ya que seguirán siendo la solución idónea para determinados clientes interesados en las largas distancias por carretera.

«El mercado dictaminará cuál es el espacio para otras tecnologías»

-¿La solución para frenar las emisiones de efecto invernadero es el coche eléctrico?

La única forma de movilidad capaz de asegurar, en el uso, cero emisiones de C02, además de cero dióxidos de nitrógeno, cero ruidos y cero olores, es la 100% eléctrica. Sin duda, su desarrollo contribuirá a mitigar este problema global, cuya solución excede al sector del automóvil y depende asimismo de otros sectores de actividad.

-¿Cuándo serán competitivos por autonomía y precio los vehículos eléctricos?

Han sido competitivos desde el principio. Si analizamos el ciclo completo de uso, y añadimos los demás factores, llegamos a la conclusión que, en un plazo de 3 años de utilización, el coste global de uso de un vehículo 100% eléctrico es un 20% inferior, de media, al de un vehículo térmico equivalente. Y en cuanto al tema de la autonomía, creo que hay que introducir en la reflexión la percepción del usuario, por ejemplo, de la autonomía real del vehículo en sí mismo, que, en el caso de ZOE, supera los 300 km en uso real.

-¿Cuándo será una realidad el coche autónomo y cómo va a transformar la movilidad?

Ya a día de hoy Renault ha presentado un concept car dotado con tecnología autónoma nivel 4 «eyes-off/hands-off», denominado SYMBIOZ. Estamos hablando ya de una realidad. La idea es que este prototipo vea la luz comercial en 2023, a 5 años vista. Aunque para que este futuro se convierta en realidad tangible, hace falta que las autoridades públicas de las ciudades colaboren en el desarrollo de esta nueva forma de movilidad, más segura para todos, desarrollando infraestructuras, generando el marco legal adecuado y concienciando a los ciudadanos.

-¿El coche en propiedad perderá adeptos por las nuevas formas de movilidad?

En un determinado porcentaje, probablemente, si. Es indudable que, en las grandes ciudades, la regulación medioambiental está cambiando el modelo de movilidad hacia una más sostenible. Ello abre la puerta al coche compartido, una tendencia que cada vez tiene más presencia.

12345678
  1. Renault Alaskan

    Con la base y la experiencia de Nissan a la hora de desarrollar vehículos pick-up, Renault ha perdido mucho tiempo en tomar la decisión de ofrecer un modelo de estas características. Sin embargo el Alaskan tiene unos valores como para que se convierta en un rival de los pick up ya asentados.

    Son vehículos destinados al trabajo que necesitan cargas fáciles y rápidas, y desplazarnos a lugares a los que únicamente se llega por caminos de tierra en mejor o peor estado. Justo por este último aspecto es por lo que ha sido muy valorado por los conductores que quieren llegar a sitios recónditos y hacerlo con garantías. Por este motivo Renault ha buscado ofrecer un modelo con un estilo muy atractivo, justo con ese diseño aventurero y duro que tanto gusta a sus incondicionales.

    La gama del Renault Alaskan no será muy amplia. Pero si tiene la versión más interesante para conductores privados, la de doble cabina con cuatro puertas laterales. Esta carrocería tiene el interior de un TT convencional a nivel de espacio. No es tan cómodo en comparación a un SUV u otros TT, como el Montero o Land Cruiser por los esquemas de suspensión. Llegará a Europa a lo largo de 2018.

  2. Renault Megàne RS

    La tradición deportiva de Renault es una constante. Es difícil separar deporte de Renault, ya sea con vehículos especiales, únicamente desarrollados para competir, o con versiones muy deportivas que se unen a las gamas convencionales. Este es el caso del nuevo Megane.

    Es la versión más deportiva y radicar del compacto Megane, un modelo que está teniendo un comportamiento comercial muy brillante. Pero las versiones R.S. –acrónimo de Renault Sport– pretenden proporcionan más visibilidad al resto de la gama y sensaciones fuertes a los que lo posean.

    Por fuera su estilo es muy deportivo, lógico, pero la verdad es que sin muchas estridencias. Es un vehículo incluso discreto, ya que no se adorna con alerones presuntuosos o apéndices exagerados. En el interior destacan sus eficaces y cómodos asientos, rodeados de innumerables detalles que marcan su personalidad deportiva de cristales para adentro.

    Su motor es un 1.8 de cuatro cilindros que proporciona nada menos que 280 CV. La suspensión, retocada para la ocasión, utiliza el sistema Renault de dirección a las cuatro ruedas, lo que le confiere en terreno virado una agilidad de primer nivel. Puede llevar caja de cambios de 6 relaciones controlado por un mando convencional, o la caja de doble embrague con el mismo número de marchas y levas detrás del volante, seguramente la mejor combinación para disfrutar de la máxima eficacia. Los frenos de mayor diámetro también contribuyen a definir su marcado carácter deportivo.

  3. Alpine A110

    Bajo el control de Renault, Alpine inicia ahora un trayecto como marca. Lo hace con un modelo que trata de emular el conocido y añorado Renault Alpine A110, un deportivo de especial tecnología, ya que estaba construido en fibra de vidrio, y que recogió muchos triunfos en circuitos y en rallyes.

    Este nuevo modelo de la marca Alpine mide 4,18 m de longitud. Con estas medidas tan compactas se consigue un peso también recortado de solo 1.100 kg. Si a esto le unimos que se utiliza un motor de 1,8 litros sobrealimentado que proporciona 252 CV, el mismo del Megane R.S., podemos concluir avanzando que las prestaciones serán notables. 250 km/h de velocidad máxima y 4,5 segundos en llegar a los 100 km/h desde parado, son las muestras de su enorme capacidad de andar. A todo esto se une un consumo medio homologado de 6,1 litros cada 100 km. Monta siempre la caja de doble embrague del grupo. Técnicamente puede decirse que es bastante convencional. Nada que lo acerque a otros deportivos más sofisticados pero también más caros que podrían situarse como su competencia.

    El diseño del Alpine recuerda y mucho al del A110 de 1.960. Su interior está preparado para dos únicas plazas y a diferencia de aquel de hace ya más de 50 años, ha puesto por encima de otras premisas el confort y el refinamiento.

  4. Renault Zoe

    Es uno de los coches eléctricos puros más difundidos por sus especiales características, lo que le han convertido en uno de los líderes de ventas dentro del segmento de vehículos animados por motores que prescinden de combustibles fósiles. La ofensiva de Renault se inició con dos modelos: Fluence y Zoe. Ahora únicamente el Zoe permanece la venta y ya estamos en la segunda generación de este compacto.

    Lanzado en 2012, tiene homologada una autonomía de 400 km en su versión con baterías de 41 kW/h, aunque la marca solo presume de que es capaz de recorrer realmente 300 km con la capacidad completa de sus baterías. Ha mejorado en eso y también en la potencia que proporciona, ahora con 92 CV o los 109 de un nuevo motor. Con los cambios recientes, el Zoe ha abandonado el motor de Continental, para centrarse en el que la marca ha desarrollado y que forma parte de la base de otros modelos que puedan lanzarse en un futuro.

    El coche tiene un estilo particular. Resulta atractivo, porque quizás ofrece una originalidad sin excesos. También puede afirmarse lo mismo del interior. El azul se refleja en algunos de sus mandos, tiene un diseño general muy agradable y un confort de marcha elevado debido a las suspensiones, lo que confirma su perfecto maridaje con un motor eléctrico que prácticamente no se oye.

  5. Renault Scenic

    Desde el año 1996, fecha de su llegada al mercado, han pasado 22 años y tres generaciones del exitoso monovolumen de Renault. La esencia se ha mantenido a lo largo del tiempo, se trata del monovolumen de las grandes cifras en Renault, aunque estas son cada vez más limitadas. Nada que ver con las de la primera generación, introducida en 1996. Fue un vehículo innovador en todos los sentidos al bajar hasta un segmento más compacto el concepto monovolumen, inaugurado por el Renault Espace en Europa.

    La presente generación, lanzada en 2016 muestra que la experiencia de la marca en esta categoría sigue presente. Ha perdido un poco de tiempo con relación a Citroën, pero está recuperando con su buen hacer el terreno perdido. Mantiene la clásica estructura, pero ha aplicado buenas dosis de diseño, permitiendo a sus estilistas que experimenten con nuevas combinaciones de colores. Su frontal refleja la imagen de marca actual de Renault y destaca sobre todo por emplear ruedas de enorme diámetro de hasta 20 pulgadas buscando sobre todo el confort de marcha que dan estas medidas especiales. Se ofrece también como Grand Scenic con 4,64 m de longitud y hasta 7 asientos.

    Su interior está muy bien presentado, con un aspecto muy atractivo. Su salpicadero está presidido por una enorme pantalla central, según acabados, en la que se sitúan algunos de los mandos de utilización más frecuente. Sus asientos son muy amplios y desde el punto de vista técnico, utiliza ya una nueva generación de motores de 1,3 litros desarrollados conjuntamente por Renault y Daimler.

  6. Renault Captur

    Para obtener buenos resultados comerciales, al margen de otros conceptos, hay que tener una gama amplia y por supuesto, un representante en el segmento de los SUV pequeños, la categoría más activa en la actualidad. Son coches de lanzamiento bastante reciente, por lo que se espera que se mantenga la curva de ventas creciente de alrededor del cincuenta por ciento con relación al año pasado.

    El Renault Captur está casi estrenando su reciente restyling, que afecta solo muy ligeramente a su imagen. Una rejilla delantera con un nuevo fondo, los grupos ópticos y la distribución de algunos adornos cromados, son los rasgos que lo definen ahora, mientras que mantiene sus dimensiones compactas de 4,12 m de longitud.

    A la espera de recibir las nuevas motorizaciones de 1,3 litros en sus versión menos potente de 115 CV, la gama actual está compuesta por el tricilindrico de 0,9 litros y 90 CV, el 1.2 TCe por 120 y el diésel dCi con 90 y 110 CV.

    Como en todos los Renault actuales, destaca el diseño del interior, con nuevos sistemas de información a través de la pantalla central, combinaciones de colores y tapicerías llamativas, que cubren asientos muy cómodos en las plazas delanteras. Las principales virtudes de este vehículo, al margen de su diseño, las podemos encontrar en su mayor altura interior, lo que aumenta la facilidad de acceso, y en su capacidad para viajar.

  7. Dacia Duster

    El SUV de la marca rumana está prácticamente de estreno. Es su segundo modelo en ventas, por detrás del Sandero, y con esta nueva generación se espera que estas cifras por lo menos se mantengan, aunque los cálculos son optimistas, sobre todo viendo que en lo que llevamos de año su subida con relación al año anterior es de alrededor del 20%.

    El Dacia Duster es un SUV compacto que en la generación actual, con nuevo estilo y mejoras en presentación y equipamiento, tiene en su buena competitividad por precio, quizás su mejor virtud, lo que minimiza algunos de sus defectos fruto del intento claro de conseguir un precio reducido por encima de todo.

    Es un coche bien presentado por fuera y que ahora mejora notablemente en el interior. El Duster es un coche de 4,34 m con un interior más habitable y un maletero más generoso. Se pueden elegir motores muy eficientes diésel, y otros menos brillantes de gasolina, sobre todo el 1.6 litros Para los que quieran algo más, hay versiones con tracción integral y con la excelente caja de cambios EDC de doble embrague, una de las aportaciones más importantes de esta segunda generación.

  8. Dacia Logan Stepway

    El apellido Stepway le obliga a ser ligeramente más alto y a adornar su estilo exterior con perfiles de plástico que rodean la zona baja de su carrocería, proporcionándole un aspecto de todo camino.

    Como hemos visto, el Logan MCV es un vehículo práctico sobre otros aspectos. Práctico y económicamente accesible, cumpliendo así las premisas más importantes de la marca.

    Ahora es un coche de 5 plazas, con un maletero de 573 litros que puede avanzar hasta los 1.515. Ha mejorado mucho en su interior, olvidándose de su limitado equipamiento y de su aspecto más rústico y anticuado. La gama de motores sin embargo contempla únicamente versiones poco potentes, algo limitadas para un vehículo que tiene mucha capacidad y que por carrocería podría enfrentarse a viajes con menores limitaciones si tuviera mecánicas más prestacionales.