Francia rebaja a 80 la velocidad en carretera y quitará el carné a quién utilice el móvil

El Gobierno aplicará desde el próximo 1 de julio la reducción de la velocidad en los 400.000 kilómetros de carreteras en las que los dos sentidos de circulación no están separados por barreras

Actualizado:

El primer ministro de Francia, Édouard Philippe, anunció hoy nuevas medidas para atajar las muertes en accidentes de tráfico, entre ellas una reducción de los 90 a los 80 kilómetros por hora en carretera y el endurecimiento de las sanciones por el uso del móvil dentro del vehículo.

En una comparecencia, el jefe de Gobierno desglosó varias iniciativas para frenar el aumento de muertes relacionadas con accidentes de tráfico en Francia, que registra tres años seguidos de subidas.

"No se trata de algo inevitable", aseveró Philippe, quien evocó que casi 3.500 personas fallecieron en 2016 en la carretera en Francia.

El Gobierno aplicará desde el próximo 1 de julio la reducción de la velocidad en los 400.000 kilómetros de carreteras en las que los dos sentidos de circulación no están separados por barreras, es decir todas salvo las autopistas y autovías (allí el tope es de 130 kilómetros por hora).

De acuerdo con las proyecciones divulgadas por el Ejecutivo sobre la base de estudios, una disminución de 10 kilómetros por hora de la velocidad máxima en carretera como la que se aplicará podría evitar entre 200 y 400 muertos por accidentes de tráfico al año en Francia.

Sin embargo, esta disminución de la velocidad máxima ha sido mal recibida por una asociación de automovilistas, que ha recogido al menos 600.000 firmas contra los 80 kilómetros por hora por considerar que es una medida con un objetivo meramente recaudatorio.

"Nos comprometemos a realizar un balance de las medidas en julio 2020. Si los resultados no se alcanzan, el Gobierno asumirá sus responsabilidades", desveló Philippe.

El jefe del Ejecutivo anunció también el endurecimiento de las sanciones de quienes usen los teléfonos móviles al volante a los que se les podrá retirar el permiso de conducir en caso de que cometan una infracción que ponga en peligro a otras personas.

Asimismo, se reforzarán los innovadores sistemas de controles de alcoholemia que impiden a un conductor arrancar su vehículo en caso de que supere la tasa de alcohol autorizada, de 0,25 miligramos por cada litro de aire expirado.