Evita los riesgos de atropello con estos trucos para quitar el hielo y el vaho del parabrisas

Usar un rascador o la manga de la camisa no son las mejores opciones para lograr una buena visibilidad

MADRIDActualizado:

Aunque parece lógico, la visibilidad reducida es uno de los factores que más contribuye a los atropellos de peatones y ciclistas. El hielo y la nieve, además de las bajas temperaturas, pueden ser la causa de accidentes debido a la reducción de la visibilidad. Sin ir más lejos, Tres personas han resultado heridas leve este lunes en un atropello múltiple mientras cruzaban un paso de peatones en la calle Manuel Millares de Pinto(Madrid). Fuentes policiales han asegurado que el vehículo circulaba a escasa velocidad ya que estaba haciendo un giro para incorporarse a la circulación y, en principio, se atribuye el accidente a la falta de visibilidad por hielo en el parabrisas.

Los rascadores y el agua tibia son dos de los remedios más utilizados para intentar quitar la capa helada que suele aparecer a primeras horas de la mañana, pero ambos métodos pueden causar daños irreversibles. Un truco para quitar rápidamente el hielo del parabrisas consiste en hacer una mezcla con dos partes de alcohol por una de agua. Se introducen en una botella con pistola dosificadora, y se pulveriza sobre la superficie, y en segundos el hielo se derrite.

El motivo de que el invento funcione es el grado de congelación del propio alcohol, lo que sucede a una temperatura sensiblemente más baja que la del agua. Así de simple, pero así de eficaz.

Cuando las temperaturas bajan de los cero grados, se recomienda que el depósito de líquido limpiaparabrisas no se rellene sólo con agua, para evitar que se congele a bajas temperaturas. Especialmente si lo accionamos circulando, el agua puede congelarse sobre el parabrisas dificultando la visión del conductor. Lo mejor es emplear líquidos limpiacristales adecuados.

Además es aconsejable renovar los limpiaparabrisas cada 6-12 meses. Usar un limpiaparabrisas en mal estado además de no limpiar y eliminar el agua correctamente, puede rayar el parabrisas, lo que disminuye la visibilidad del conductor y aumenta el riesgo de accidente.

Para desempañar el cristal

Según las recomendaciones del RACC, lo mejor para secar un cristal empañado es dirigir el aire caliente al foco del problema y así compensar el frío exterior. Para ello se deberá poner la calefacción y el ventilador al máximo.

La mayoría de los coches de hoy en día llevan aire acondicionado. Aunque parece una contradicción, hay que combinar el aire caliente con el aire acondicionado, ya que este está preparado para reducir la humedad. En este caso no se debe utilizar la recirculación, que en verano va muy bien pero para combatir el vaho es contraproducente.

Muchos de los coches modernos ya incorporan climatizador, y en general cuentan con un botón que tiene justamente como misión desempañar el parabrisas.

Ya en circulación, para evitar que los cristales vuelvan a empañarse hay que mantener una temperatura correcta en el habitáculo. Es suficiente con unos cómodos 18 ó 19 grados para que se note el efecto sobre los cristales empañados. No tiene sentido agobiarse dentro del coche y gastar combustible extra subiendo la temperatura por encima de los 20 grados.

En cualquier caso, lo peor que podemos hacer para desempañar el cristal es frotarlo con un trapo, un papel, o incluso con la manga de la prenda de ropa que llevemos puesta en ese momento. Limpiar el cristal por dentro es complicado si no se hace correctamente, y desde luego usar la manga del jersey no es la forma correcta. De hecho, si pensamos en esto la limpieza interior de nuestros cristales ayuda a que no se empañen, más aún si una vez limpios aplicamos una capa de producto antivaho.