Este es el coche más caro del mundo

El Rolls-Royce Sweptail se ha diseñado a medida, y tiene un precio de once millones y medio de euros

MADRIDActualizado:

Fue en el flagrante Concorso d'Eleganza Villa d'Este donde la firma británica Rolls-Royce presentó, el pasado 29 de mayo y por primera vez, al que posiblemente sea el coche comercial más caro del mundo jamás fabricado: el Rolls-Royce Sweptail. La portentosa y elegante máquina nació de un encargo personal en el año 2013 y, por lo tanto no hay otro igual en todo el mundo.

Inspirado en las clásicas carrocerías de los años 20 y en el diseño naútico, el cliente en cuestión ha personalizado el vehículo al punto de fusionar sus dos pasiones (coleccionista de aviones y súper ryates) en una única máquina de dos plazas.

Si lo contemplamos desde la parte trasera, tendremos la sensación de encontrarnos frente a un yate deportivo. Bajó el capó, el coche más caro del mundo cuenta con 460 caballos que nutren de potencia la máquina, equiparando el Sweptail con los más poderosos deportivos del momento.

La personalización suma y sigue. Un techo panorámico de cristal, considerado como el más grande jamás construido para un automóvil, descubre un interior inundado por luz natural en el que se ocultan (en las paredes exteriores de cada lado del automóvil) dos maletas idénticas que se despliegan para mostrar un maletín a medida para el portátil.

Todo guarda relación, ya que a colación de estos dos compartimentos el Rolls-Royce incluye un conjunto completo de equipaje incorporado en el maletero, vestido de madera y con carriles de aluminio pulido. Y como no todo será conducir, para esos momentos de quietud y placer, simplemente con pulsar "el botón", se desplegará un sistema equipado con una botella de champán y dos copas de cistal.

"Sweptail es el equivalente automovilístico de la alta costura. Es un Rolls-Royce diseñado y hecho a mano para adaptarse a un cliente específico. Este cliente llegó a la casa de Rolls-Royce con una idea, compartida en el proceso creativo le aconsejamos y luego adaptamos", apuntaba el director de diseño de Rolls-Royce, Giles Taylor, en la presentación del coche.

La esquisitez también se trasluce en la textura del Rolls-Royce Sweptail, el coche más caro del mundo. El asiento del Sweptail y el salpicadero están hechos de piel de especias oscuras y mocasín. Toda esta amalgama de maquinaria y diseño tiene, al fin, precio conocido; la compañía británica ha desvelado la cifra y es para prepararse: once millones y medio de euros.

Este vehículo se suma a la lista de los automóviles más caros del mundo, entre los que se encuentran modelos como en Bugatti Veyron Super Sport (2 millones de euros), El Ferrari 599 XX, vendido por 1,5 millones, el Henessey Venom GT de 1,4 millones, el Zenvo ST1, tasado en 1,3 millones, el Koenisgssegg Agera R, de otros 1,3 millones, o el Maybach Landaulet, vendido por 1 millón de euros.