Motor - Reportajes

Estas son las averías que te pueden fastidiar las vacaciones de verano

Las elevadas temperaturas hacen que el coche sea más vulnerable y sensible a las averías

Estas son las averías que te pueden fastidiar las vacaciones de verano

El mensaje de la necesidad de realizar una revisión al coche antes de iniciar las vacaciones poco a poco va calando en la sociedad, Pero aún así, tras cambiar el aceite, revisar los filtros, niveles de líquidos y estado de los neumáticos, el verano es una época propicia para que una vería inoportuna en el coche, y sobre todo el importe de su factura, nos pueda fastidiar las vacaciones.

Según Autingo, entre las principales averías que asoman con la llegada del calor están las relacionadas con el aire acondicionado. Tras casi un año sin usarlo, llega el calor y nos disponemos a hacer un mal y excesivo uso del climatizador. A veces será necesario llevar a cabo una simple recarga del aire acondicionado, pero un uso incorrecto puede llevar también a un desgaste de los conductos provocando una rotura de filtros o del compresor, en el caso más grave, cuyo recambio puede costar entre unos 600 y 800 euros.

El motor es otro de los grandes afectados sufriendo los conocidos calentones. Aquí podemos encontrarnos dos posibles responsables que son el termostato y el electroventilador. Ambos elementos se encargan de controlar la temperatura, regular y controlar el flujo constante del líquido refrigerante del sistema de refrigeración del motor. Si éstos se rompen pueden llevar a un sobrecalentamiento del motor, algo menos común en invierno debido a las bajas temperaturas. La reparación del termostato ronda los 120 euros, mientras que la del electroventilador puede alcanzar entre los 330 y 350 euros.

La válvula EGR también puede caer víctima del calor. En verano aumenta la cantidad de partículas suspendidas en el aire que pueden acabar rompiendo la válvula por acumulación de residuos sobre su solenoide o pulmón. El precio de reparación ronda los 350 euros. Asimismo, el elevalunas puede verse afectado en época estival al disparar su uso después de no haberse utilizado en invierno. Aquí puede romperse desde el motor que lo hace subir y bajar, el cable que transmite ese movimiento o la estructura por donde circula el cable y sostiene el cristal. Su reparación puede costarnos entre 200 y 250 euros.

Además, otros elementos pueden verse afectados en verano como la batería, los pinchazos y desgastes en neumáticos, entre otras. Para detectarlas y prevenir que se conviertan en algo grave, lo recomendable es realizar una revisión de puesta a punto antes de viajar. “Junio es uno de los meses de mayor ritmo de trabajo en los talleres porque muchos quieren asegurarse unas vacaciones sin contratiempos y sustos de última hora. Lo más importante es elegir talleres de confianza”, comenta Sanz. Según esta plataforma acudir al taller a realizar una sesión rutinaria de mantenimiento del vehículo puede costar entre los 190 y 283 euros, dependiendo del modelo y los años del vehículo. Estas revisiones son muy completas e incluyen la revisión de los puntos principales del coche como los sistemas de refrigeración, el motor, cinturones de seguridad, estado de neumáticos, frenos y demás, así como sustitución de filtros, cambio de aceite, líquidos de frenos y anticongelante.

Según los responsables de Autingo, la primera plataforma que calcula las reparaciones del coche y permite reservar cita online en talleres de toda España, las solicitudes de presupuesto para una reparación o revisión se han incrementado un 206% en la web en las últimas tres semanas, coincidiendo con los registros de calor más altos en lo que llevamos del 2017.

Toda la actualidad en portada

comentarios