Motor - Reportajes

El dispositivo que convierte cualquier vehículo en un coche conectado

Midas Connect permite localizar el vehículo, conocer el nivel de carburante o averiguar si nos hemos dejado la puerta abierta o las luces encendidas, entre otras funciones

Texto: Unai Mezcua / Vídeo: Luis Enrique Mora - Actualizado: Guardado en: Motor Reportajes

Los coches son cada vez menos un mero mero medio de transporte para llegar de A a B —de forma, eso sí, más o menos divertida— y más expositores con ruedas cargados con lo último en tecnología. En los últimos años ya no solo incorporan herramientas para mejorar la seguridad, como el ABS o el ESP, sino también funcionalidades que permiten al conductor saber en todo momento dónde está aparcado o interactuar con él y con otros usuarios mediante una conexión a internet.

Con el objetivo de acercar estas funcionalidades a los vehículos más antiguos —la edad media del parque automovilístico español es de 10,8 años según la consultora Gipa—, Midas comercializa en España desde el pasado mes de diciembre Midas Connect, un dispositivo que permite, entre otras funciones, localizar el vehículo, conocer el nivel de carburante o averiguar si nos hemos dejado la puerta abierta o las luces encendidas a través del smartphone.

«La idea es democratizar el acceso al coche conectado, llevando estas funciones a aquellos vehículos que de serie no las llevan», explica José Manuel Rubín, responsable del proyecto a nivel europeo.

Midas Connect es compatible con el 85% de los coches fabricados después de 2002 que circulan por las carreteras españolas. Instalado en estos vehículos a través del conector OBD, ofrece incluso estadísticas de uso del vehículo, como los kilómetros realizados, la velocidad media o las rutas seguidas por el usuario. El dispositivo también puede instalarse en vehículos más antiguos, aunque ofrece únicamente las funciones de geolocalización.

Según explican desde Midas, el sistema estará en constante actualización, ofreciendo a medida que pase el tiempo nuevas aplicaciones que se instalarán a coste cero y sin que el usuario tenga que hacer nada. «Ahora estamos trabajando en mejorar el tiempo de preaviso antes de que se acabe la batería, que actualmente es de 24 horas», explica Rubín.

El dispositivo cuesta 59,95 euros en un pago único (no se cobra por la transimisión de datos) y se instala mediante una conexión al mencionado conector OBD en un proceso que dura aproximadamente una hora. Tras la instalación, el aparato queda «totalmente oculto» en el vehículo, según explica Miguel Ángel Jamardo, jefe de taller de Midas Paseo de la Habana.

La app también ofrece información sobre el mantenimiento del vehículo, permitiendo consultar a traves del móvil las últimas revisiones y los trabajos realizados en el vehículo, así como toda la documentación pertinente, que puede almacenarse en formato PDF.

«Ya hemos instalado unos 7.000 dispositivos, la mayoría de ellos en Francia, que es el país donde primero se comercializó», explica Rubín. «La gente valora especialmente la información de geolocalización del vehículo, que sirve también para mantenernos informados del uso que pueda darle una tercera persona a la que le dejemos el coche, como por ejemplo nuestros hijos».

En este sentido, Midas Connect no solo muestra la posición del coche en el mapa, sino también la velocidad, y se puede configurar para que el usuario reciba alertas si el conductor excede la velocidad permitida o se aleja de un área predeterminada. Además, y como medida de seguridad, el dispositivo también permite informar a nuestros familiares o allegados sobre indisposiciones repentinas que imposibilitan para la conducción, permitiendo enviar la ubicación exacta para que vengan a recogernos.

Más información en http://www.sentimosnohaberlosacadoantes.com/

Toda la actualidad en portada

comentarios