Cómo actuar si la grúa se lleva tu coche

El tiempo de reacción es fundamental, ya que cuanto más pase en el depósito más cara saldrá la «factura»

MADRIDActualizado:

Con las ciudades cada vez más saturadas de coches, o con sus cascos urbanos restringidos a la circulación o el estacionamiento, no puede resultar extraño que la grúa municipal o el servicio contratado por el Ayuntamiento de turno retire nuestro vehículo de la calzada.

Aunque normalmente esta retirada se va a producir como consecuencia de una infracción (normalmente un mal estacionamiento), la grúa municipal o la concesionaria del servicio no siempre tiene la razón, y existen una serie de motivos bien especificados en la legislación fuera de los cuales no podrán llevarnos nuestro coche. Si esto ocurre hay que actuar con la mayor celeridad posible ya que, cada hora que el coche pase en el depósito municipal de la grúa, el importe a pagar irá ascendiendo. En todo caso, el tiempo de actuación va a ser muy importante, porque cuanto más transcurra entre que la grúa se ha lelvado el vehículo y su retirada, más caro nos va a salir el recuperar nuestro coche.

Lo primero que hay que hacer es localizar a dónde se lo han llevado. En algunas ocasiones el operario deja una pegatina adherida al suelo, señal o pared más cercana, en donde se indica el depósito al cuál ha ido a parar tu vehículo, la matrícula y algún teléfono de contacto. Si no sucede así, lo mejor es realizar una llamada al teléfono de información municipal (091 en el caso de Madrid). Normalmente, si facilitamos el número de matrícula nosdirán en qué depósito está el coche, el importe que tendremos que abonar para su retirada, y el precio por hora de estacionamiento. También nos indicarán la documentación que obligatoriamente deberemos mostrar para proceder a su retirada, según informa la aseguradora Alianz en su blog.

Si se trata de un vehículo aprticular será suficiente con nuestro DNI o carné de conducir si el coche está a nuestro nombre, y si está al de otra persona además necesitaremos una fotocopia del DNI del titular y una autorización firmada por el mismo. Si se trata de un coche de empresa necesitaremos las escrituras originales de la misma, autorización del apoderado y fotocopia del DNI del mismo.

La cuantía a abonar (tasa de retirada) dependerá de la localidad, pero puede oscilar entre los menos de 70€ en ciudades como Badajoz, Guadalajara o Gijón hasta los 152€ de San Sebastián o Valencia o los 180€ de Zaragoza.

Una vez llegues al depósito y se te permita ver tu coche es conveniente revisar su estado para denunciar cualquier posible desperfectoque haya sufrido durante el traslado. Si así fuera, deja constancia de ello en una queja por escrito y haz fotos a modo de prueba y posteriormente reclama la reparación de los mismos al servicio municipal.

Si llegas al coche antes de que la grúa se lleve el vehículo En estos casos el proceso, y el coste, es mucho más llevadero ya que, en algunos casos, el precio de la tasa (que en este caso se llama tasa de interrupción) es la mitad y en otros no implica coste alguno (salvo quizá la multa por aparcamiento indebido) como es el caso de Barcelona, Huelva o Tarragona.