ABC

Recomendaciones para no quedarse sin batería este invierno

Ahora más que nunca debemos tomar nota de los cuidados específicos de este elemento clave en la mecánica del coche

MadridActualizado:

Aunque el invierno no comienza oficialmente hasta el 21 de diciembre, el frío y la lluvia ha llegado. Nos disponemos a coger el coche para desplazarnos, a primera hora de la mañana, al trabajo o al colegio con los niños, pero algo falla, ya que después de varios intentos, no somos capaces de hacer que arranque. Es ese el momento en el que la mayoría de los conductores se dan cuenta de la existencia de la batería: un elemento que pasa totalmente desapercibido hasta que el motor no arranca, una situación que se da con más frecuencia ante estas condiciones meteorológicas adversas.

Y para evitar estas situaciones hay que tener en cuenta varios factores, como las temperaturas extremas, frecuencia del uso, los trayectos cortos y la antigüedad de un vehículo ya que todos ellos influyen en la potencia de arranque de una batería. De hecho, según las últimas estadísticas del RACE, con más de 165.000 casos, las baterías siguen siendo la fuente de la gran mayoría de las averías de coches.

Por este motivo, Johnson Controls, el mayor fabricante de baterías de automóviles del mundo, nos detalla los cuidados básicos que se deben tener en cuenta de cara a estas fechas. Asimismo, estas recomendaciones son todavía más importantes ante el nuevo escenario híbrido y eléctrico en los vehículos ya que la batería es, literalmente, el «corazón» del coche, abasteciendo de energía a todos los componentes eléctricos, desde el encendido hasta los sistemas de entretenimiento.

Principalmente, el uso irregular del vehículo o, sobre todo, para trayectos cortos afecta a la potencia de arranque de la batería. «Un error frecuente de los conductores es pensar que la batería no tiene que suministrar energía con el motor apagado», explica Rocío Fernández Palomar, directora de marketing del fabricante de baterías Johnson Controls en España.

«Sin embargo, sistemas como las alarmas, las cerraduras de las puertas, la función Keyless-Go y los sistemas de navegación también necesitan energía cuando el coche está aparcado. Adicionalmente, el desempañador y la ventilación se someten a un uso continuo y más intensivo en invierno y todo esto contribuye a descargar la batería», añade.

Como consecuencia, si la energía de la misma no es suficiente, el motor ya no se podrá arrancar, problema que sin embargo tiene fácil solución ya que, como indica Fernández, «las baterías modernas no necesitan mantenimiento, pero son muy pocos los conductores que las llevan a que las compruebe un especialista». «Sería recomendable revisar también la batería cuando se haga la siguiente revisión de las luces o el cambio de neumáticos en el taller. Si es necesario cambiarla, este servicio debe ser prestado por un especialista», concluye.

La «vida» de una batería

Un fallo de la batería puede tener múltiples causas, pero está demostrado que las temperaturas extremas, tanto en verano como en invierno, reducen su vida útil. También influye en la misma medida que el conductor no utilice el vehículo durante mucho tiempo o que solo lo utilice para hacer trayectos cortos. Por lo general, un trayecto corto ya no es suficiente para que el alternador cargue del todo la batería.

En invierno especialmente, cuando se pone en marcha, por ejemplo, la calefacción de la luneta trasera se contribuye a la descarga de la batería, razón por la que los conductores deberían hacer un trayecto largo al menos una vez al mes. Por ello, es recomendable realizar un mantenimiento periódico de la batería una vez al año en un taller especializado, además, normalmente este servicio es gratuito y solo lleva unos minutos.