Un 85% de los españoles prefiere el coche para viajar con su mascota
Un 85% de los españoles prefiere el coche para viajar con su mascota - MundoAnimalia

El 25% de los españoles reconoce distraerse al volante cuando viajan con su mascota

«La forma más recomendable de transportar a nuestra mascota en coche es hacerlo en el asiento trasero, combinando el transportín con la rejilla divisoria», detalla Carlos Brüggeman, cofundador de Acierto.com

MadridActualizado:

Un 25% de los conductores se han distraído al volante al llevar a su mascota dentro del vehículo. Así lo afirma el último análisis realizado por Acierto.com, el primer comparador de seguros de España; un informe que revela también que son los varones de entre 18 y 24 años los que sufren en mayor medida estas distracciones.

La investigación también pone de manifiesto que hasta el 32% de quienes tienen un animal de compañía lo dejan suelto por el interior del vehículo. Una acción que supone un grave peligro para la seguridad de los integrantes del vehículo y del propio animal. Aunque solo el 4% admite hacerlo siempre, mientras que el 28% restante apunta a que solo actúa de esta manera ocasionalmente.

«La forma más recomendable de transportar a nuestra mascota en coche es hacerlo en el asiento trasero, combinando el transportín con la rejilla divisoria», detalla Carlos Brüggeman, cofundador de Acierto.com.

Asimismo, debemos tener en cuenta que, si se produce una colisión frontal, la deceleración hace que el peso de nuestra mascota, se multiplique por entre 20 o 30. «En un choque de este tipo a 50 kilómetros por hora, un perro de 10 kilos supondría una masa de colisión de unos 200 o 300 kilos. Algo que podría ocasionar unos daños más graves de lo que a priori podríamos pensar», explica Brüggeman.

El coche, para viajar con su mascota

El informe también desvela que más de un 85% de los españoles prefiere el coche para viajar con su mascota frente a otros medios de transporte como el tren o el avión, cuyos adeptos se reducen al 11,4% y al 3%, ante el desconocimiento de los usuarios y las restricciones de las propias compañías de transporte.

De hecho, la propia Renfe circunscribe su servicio a las mascotas de menos de 10 kilos. En el caso de los trenes de larga distancia, además, es necesario comprar un billete para ellas. Y las limitaciones que establecen las aerolíneas son similares, aunque varían enormemente según la entidad. No obstante, la obtención de documentos y permisos acordes con la legislación del país de destino puede llegar a condicionar el viaje. En el caso de los autobuses, la mayoría acota su traslado al maletero.