SEAT León TGI, una opción inteligente

Un León con las virtudes de sus hermanos pero con un consumo frugal gracias al uso combinado de gasolina y gas natural comprimido (GNC)

MadridActualizado:

En países como Italia o algunos del norte de Europa casi un 50% de las ventas son de coches que usan el gas natural comprimido (GNC) como principal combustible. Una opción muy interesante frente a los tradicionales de gasolina, diésel o el gas licuado del petróleo (GLP) si tuviésemos más puntos de repostaje.

SEAT León TGI

Aunque la falta de puntos de repostaje es enorme (apenas hay 50 puntos de repostaje en toda España) SEAT se ha lanzado con una opción muy interesante, el SEAT León TGI. Una versión que utiliza dos de estos combustibles, el gas natural comprimido (GNC) y la gasolina con el mismo motor: un TSI 1.4 de 110 caballos, que con una caja de cambios manual de seis velocidades ofrece un resultado excelente.

La línea del León TGI es exactamente igual al resto de la gama
La línea del León TGI es exactamente igual al resto de la gama

Exterior e interiormente el SEAT León TGI es prácticamente idéntico al resto de sus hermanos salvo porque dispone de un maletero más pequeño, porque deja una parte del hueco al depósito de GNC -380 litros en los Leones normales por 275 litros en este caso- aunque si hacemos un equipaje cuidadoso es capaz de llevarnos de vacaciones. También en el cuadro de información se distingue porque nos va dando información primero sobre el consumo de GNC y su autonomía hasta que se acaba y pasa a darnos los mismos datos pero con el uso de la gasolina. Además, hay dos relojes, uno con el contenido del depósito de GNC y otro con el de la gasolina. Otra diferencia aunque no visible a primera vista es que la recarga del GNC se realiza por una salida paralela y dentro de la misma tapa al de la gasolina y por tanto invisible desde el exterior.

El depósito del GNC reduce el espacio del maletero en unos 100 litros
El depósito del GNC reduce el espacio del maletero en unos 100 litros

El GNC gana a la gasolina

Pero ahí acaban las diferencias. En principio el coche arranca con gasolina pero pasa a usar el GNC a los pocos segundos y hasta que se agota con un consumo realmente bajo y que en nuestros recorridos nos ha dado yendo alegre por carretera de montaña y autovía 4,7 kilos y cuando hemos circulado con cierta precaución no ha pasado de los 3,4 kilos. Esto ha significado que con los 15 kilos de GNC que caben en el depósito hemos realizado 300 kilómetros a un coste cada 100 kilómetros de 4,3 euros. Una vez acabado el GNC el coche pasó a usar la gasolina del depósito de 50 litros que llevan todos los leones y en ese momento el consumo de gasolina durante los kilómetros que hicimos fue de 7,4 litros cada 100 kilómetros sin preocuparnos por ahorrar. Si en ese momento el coste del litro fue de 1,19 euros, los 100 kilómetros nos salieron por 8,80 euros. Prácticamente el doble.

El León TGI se maneja igual con el gas o con la gasolina
El León TGI se maneja igual con el gas o con la gasolina

A los mandos

Como ya he comentado las diferencias entre éste León TGI y el resto de sus hermanos es mínima salvo la capacidad del maletero. Y a los mandos nula. El SEAT León TGI se conduce como cualquier otro León o coche de otros fabricantes de su potencia porque el cambio entre usar el GNC y la gasolina se produce de forma automática y sin que nos demos cuenta -aunque el indicador correspondiente nos avisa de que se ha agotado el GNC-.

Indicadores de consumo de los dos combustibles
Indicadores de consumo de los dos combustibles

El pequeño motor TSI de 1,4 litros y 110 caballos y salvo que vayamos muy cargados –así no lo hemos probado- se comporta con alegría y resulta suficiente para el uso diario y probablemente los viajes veraniegos. En las curvas se tiene con garra y salvo que se le exija demasiado frena con determinación. En definitiva, es una opción a tener en cuenta si no queremos pagar mucho por nuestros desplazamientos ni queremos hacer un desembolso enorme en un buen coche. Eso sí, hay que tener en cuenta que apenas hay surtidores de gas natural comprimido en nuestro país y si no hacemos uso de él entonces no tiene mucho sentido su compra. El equipamiento es similar al de sus hermanos y muy completo, al menos el que hemos probado que venía incluso con el control de crucero con radar.

El gas natural comprimido se reposta casi como la gasolina
El gas natural comprimido se reposta casi como la gasolina

El SEAT León TGI se vende desde 20.780 euros