Volkswagen Passat 2.0 TDI 4Motion DSG, para viajar como un rey
Volkswagen Passat 2.0 TDI 4Motion DSG, para viajar como un rey

Probamos el Volkswagen Passat 2.0 TDI 4Motion DSG

La berlina superior de Volkswagen, a la espera del Arteon, es una de las mejores opciones para viajar a cuerpo de rey

MadridActualizado:

En un segmento de capa caída –el de las berlinas tradicionales- da gusto encontrar coches tan completos y agradables como el Volkswagen Passat. Y si a todas las virtudes del modelo base le unimos una tracción integral 4Motion, con toda la seguridad extra que ésta nos ofrece, y el magnífico cambio automático de doble embrague DSG de seis velocidades tendremos un coche con el que viajar realmente cómodos y muy seguros durante muchos kilómetros.

Porque pocos coches hay tan agradables como el Volkswagen Passat de 2 litros TDI de 190 caballos, con el cambio automático DSG de seis velocidades y la tracción integral 4Motion que hemos probado estos días en que se han mezclado calores ya veraniegos con lluvias y frío.

El Vlkswagen digital cockpit resulta realmente agradable y cómodo
El Vlkswagen digital cockpit resulta realmente agradable y cómodo

Es verdad que en Madrid y sus alrededores no nos vamos a encontrar con suelos deslizantes o en mal estado muchos días –salvo que vivamos en la sierra- pero el día que llueve o nos vamos al campo y las carreteras pierden parte de sus virtudes la tracción 4Motion llega para asegurarnos un circular a prácticamente cualquier velocidad con total seguridad. Y en este caso lo hace, además, si disparar los consumos -7,3 litros de media circulando por todo tipo de carreteras y en muchos momentos de forma muy alegre-.

Porque el motor de 2 litros y 190 caballos es una delicia. Apenas hace ruido nada más arrancar pero una vez coge temperatura desde dentro es imposible distinguir si estamos ante un motor diesel o gasolina. Y una vez lanzados la respuesta es siempre contundente si pisamos con decisión el acelerador -por encima de las 1.400 vueltas empieza a dar lo mejor de si mismo- o utilizamos el Modo Sport -del sistema DCC- que modifica la reacción del acelerador, las suspensiones y la dirección. Entonces, esta berlina tranquila se convierte en una suerte de deportivo con el que circular muy rápido con absoluta seguridad.

Un interior cómodo

Tanto a los mandos como sentado en cualquiera de las cinco plazas –la de en medio menos- la posición de sentado resulta muy cómoda y hay espacio de sobra para las piernas, la cabeza y los hombros. Además de para un enorme maletero de 586 litros en el que cabe prácticamente todo. Todos los mandos están situados con mucha lógica y son fáciles de utilizar. Además, el salpicadero juega con un embellecedor que va de lado a lado acabando en las salidas de aire que le dan un aspecto muy limpio y a la vez distintivo. Y como viene siendo norma en la casa la calidad de los acabados y los materiales empleados se deja notar al tocar cualquier mando o cerrar cualquier puerta. Todo se ve, suena y ajusta con gusto y calidad.

También, la unidad que hemos probado venía con el VolkswagenDigital Cockpit, el cuadro de relojes digital que sustituye a los tradicionales, y que resulta elegante, cómodo y muy práctico. Así como una pantalla del navegador y todo el sistema multimedia de 8 pulgadas muy sencilla de usar.

Lo último en seguridad

Este Passat que hemos probado venía con todos los sistemas posibles de seguridad y aunque algunos hay que pagarlos aparte, si podemos merecen la pena. Así tiene el programador de velocidad activo con función de reinicio automático de la marcha en caso de detención breve (por ejemplo, en un semáforo o en un atasco); alerta por cambio involuntario de carril, que actúa moviendo el volante para corregir la trayectoria; sistema de frenado automático de emergencia y «Emergency Braking» (asistente de emergencia), un sistema que si no detecta actividad del conductor, ni reacción ante las advertencias sonoras y acústicas de alarma, entiende que no hay nadie con control del vehículo y comienza a frenar, enciende los intermitentes y hace un movimiento de zigzagueo para advertir al resto de conductores de que algo no va bien. Finalmente, detiene el vehículo y llama a los servicios de emergencia.

Conclusión

La versión con la tracción 4Motion es más cara que la de tracción delantera pero si vamos a utilizar el coche por zonas de mal tiempo, subimos mucho al campo o vamos esquiar con asiduidad es el coche perfecto. No gasta mucho -es perfectamente asumible-, resulta muy cómodo y como viene de serie con el acabado Sport tenemos un equipamiento muy amplio.