Motor - Novedades

El coche autónomo del 2020 ya recorre las calles de Londres

Tras las pruebas en Japón y Estados Unidos, Nissan trae su Leaf del futuro a Europa y nos demuestra su evolución

Nissan Leaf AD, el primer autónomo del 2020

En una mañana soleada en la zona este de Londres, Nissan nos ha convocado a un paseo en su Nissan Leaf AD de conducción autónoma. Una experiencia sorprendente que genera muchas incertidumbres pero que sin duda muestra los enormes avances que está haciendo la marca nipona en pos de su proclamado compromiso de crear un futuro sin emisiones y cero fallecimientos en la carretera.

Para conseguir dicho compromiso Nissan estableció un calendario que parece ir cumpliendo:

Tetsuya Iijima, Director de Desarrollo Tecnológico para la Conducción Autónoma de Nissan tras el volante del Nissan Leaf AD
Tetsuya Iijima, Director de Desarrollo Tecnológico para la Conducción Autónoma de Nissan tras el volante del Nissan Leaf AD

En 2016 el coche sería capaz de seguir de forma autónoma dentro de su propio carril y lo hace entre otros con el Control de crucero adaptativo.

En 2018 el mismo coche podría circular por una autopista de varios carriles y cambiar de carril cuando lo considere oportuno.

En 2020 debería circular por una zona con intersecciones y decidir de forma correcta cuando parar, acelerar, ceder el paso, etc.

Y por fin sin una fecha definida -que algunos constructores definen hacia el año 2025- ese mismo coche debería poder circular de forma autónoma en cualquier circunstancia cumpliendo la máxima impuesta de Cero emisiones y Cero fallecidos.

Una de las pantallas donde seguir la evolución del coche
Una de las pantallas donde seguir la evolución del coche

Nissan Leaf AD

Aparentemente el Nissan Leaf AD es prácticamente un Leaf eléctrico como los que cada vez más vemos circulando por nuestras calles. Tan sólo y como se puede apreciar en las fotografías tiene un par de cámaras sobre el techo. Pero solo aparentemente, porque el Leaf AD lleva doce cámaras repartidas por todo el coche para controlar los 360ª alrededor del coche, varios radares de ondas milimétricas y escáneres laser que van monitorizando absolutamente todo. Y el maletero lleno de ordenadores que gestionan toda la información que los distintos sistemas recogen.

La idea de la prueba para la que nos han convocado es ver cómo será la conducción del año 2020, la tercera fase autoimpuesta. Así, nos sentamos en el lado del pasajero para vivir una experiencia única por los Docklands londinenses. A los mandos pero sin tocar el volante nada más que para salir del parking Tetsuya Iijima, General Manager Autonomous Drive Technology Development, el Director de Desarrollo Tecnológico para la Conducción Autónoma de Nissan. Con él en el asiento y una vez hemos dejado el parking, el Leaf inicia un recorrido que previamente los técnicos de la marca han mapeado y al que se dirige de forma decidida y primera sorpresa, bastante rápido.

El Nissan Leaf circulando por las calles de Londres
El Nissan Leaf circulando por las calles de Londres

Pero las sorpresas no cesan cuando llegamos a la primera rotonda en la que el Leaf entra sin problemas tras avisarnos, y una vez dentro sale de la misma y cambia de carril.

Más allá, nos adentramos en una autopista por la que el Leaf sigue circulando sin problemas y de la que sale igualmente para adentrarnos en una zona más concurrida y en la que podemos ver en una de las múltiples pantallas cómo el sistema reconoce peatones y coches aparcados y como cada vez que se acerca a una intersección preventivamente reduce un poco la velocidad.

Finalizando el trayecto, tan solo una vez, el ingeniero al mando del desarollo tuvo que coger los mandos del coche. De forma imprevista unos operarios habían colocado unos conos sobre el asfalto y como nos reconoció él mismo al no tenerlos previstos tuvo que hacerse cargo del volante.

Aparentemente la versión autónoma del Leaf es exacta al que ya circula por nuestras calles
Aparentemente la versión autónoma del Leaf es exacta al que ya circula por nuestras calles

Al término y tras unos 20 minutos de conducción el Nissan Leaf AD nos devolvió a nuestro destino con menos incertidumbres que al inicio y la seguridad de que el futuro pasa por la conducción autónoma.

Conclusión

Es verdad que todas estas pruebas se realizan en zonas muy concretas que las marcas tienen muy bien estudiadas y apenas surgen problemas pero no es menos cierto que el coche, una vez le introducimos la dirección deseada, es capaz de circular por si solo y como hemos visto en el caso de este Nissan Leaf realizando todo tipo de maniobras sin el menor problema.

Toda la actualidad en portada

comentarios