Rolls-Royce Dawn Black Badge

Rolls-Royce Dawn Black Badge, lujo para jóvenes atrevidos

La marca de lujo británica crea una familia de modelos para un público más joven y dinámico

MadridActualizado:

Renovarse o morir. Aunque en este caso difícilmente una marca como Rolls-Royce pueda llegar a morir, si es cierto que no le viene mal una renovación que le acerque a un público más joven. De ahí que haya creado una serie que ha denominado Black Badge con la que rejuvenecerse y acercarse a ese nuevo público.

Así, desde la introducción y éxito de los Ghost Black Badge y Wraith Black Badge se sabía que el próximo en recibir el acabado Black Badge sería el descapotable Dawn y aquí está coincidiendo con el Goodwood Festival of Speed de 2017.

Porqué Black Badge

Desde su lanzamiento el año pasado, las versiones Black Badge son la respuesta de Rolls-Royce a un pequeño y selecto grupo de clientes que esperan un coche aún más distinguido, con características concretas y centradas en reflejar su forma distinta de encarar la vida, su éxito y el tipo de lujo que consumen. Estas personas eligen diferenciarse de su grupo social más amplio: hablamos de un subconjunto dentro de un subconjunto.

Rolls-Royce Dawn Black Badge
Rolls-Royce Dawn Black Badge

Durante más de un siglo, estas personas, dotadas de un espíritu oscuro e inquieto, se han sentido cautivadas por el atractivo único de Rolls-Royce. Visionarios como Sir Malcolm Campbell, Howard Hughes y Muhammed Ali han compartido la filosofía fundadora de la marca, un rechazo radical del statu quo y un afán constante por innovar, crear y avanzar.

Sin duda, el Black Badge amplifica las características inherentes que han llevado a tantos aficionados al lujo a apasionarse por esta marca.

Dawn Black Badge

Si bien el Rolls-Royce Dawn ya fue un paso adelante en el rejuvenecimiento de la marca, el Dawn Black Badge destaca por una nueva dimensión sensual y más oscura a través de toda una suerte de detalles inimitables.

El Dawn Black Badge del Festival of Speed se presenta en un tono negro profundamente intenso tras un proceso de pintado que ha incluido múltiples capas de pintura y laca pulidas a mano. Además, el techo, que se abre en un «ballet silencioso» para no interrumpir los sonidos de la noche, también está disponible en lona negra, mientras que la sección trasera va rematada en cuero negro.

Pero no sólo la pintura exterior o el interior han recibido una atención especial. También el Espíritu del Éxtasis - todo un emblema en sí mismo que ha adoptado distintas formas a lo largo de la historia de la marca - se transforma en una deslumbrante escultura femenina con un perfecto cromado negro. Este paso a una estética más oscura se extiende a algunas superficies cromadas, como el marco de la parrilla frontal, el remate del maletero, el cerco de las tomas de aire inferiores o los tubos de escape. Para finalizar, los distintivos Rolls - Royce de la R doble llevan el color invertido, lo cual confirma el auténtico alter ego de la marca.

Los detalles en color naranja le dan un toque atrevido y más jóven
Los detalles en color naranja le dan un toque atrevido y más jóven

En cuanto al interior y como reflejo de la filosofía Bespoke de la marca, el Dawn Black Badge también exhibe una nueva interpretación con una mezcla audaz de piel negra mezclada con toques de color mandarina, incluida la línea naranja que enmarca el habitáculo a media altura.

De nuevo, como un guiño a uno de los grandes pioneros de Rolls - Royce, Sir Malcolm Campbell, un toque especial remata la trasera interior. Su famoso logo «Infinity» bordado en la sección central entre los asientos delanteros es una sutil alusión a un hombre que sin lugar a dudas poseía el espíritu audaz que tan bien define la actitud Black Badge.

Ingeniería a medida

De la misma forma que los Ghost y Wraith Black Badge, el nuevo Dawn recibe pequeñas modificaciones mecánicas, que lo distinguen del resto de su gama, como un sistema de escape totalmente nuevo, que, al accionarse pulsando el botón «low», celebra el emblemático motor V12 de Roll-Royce con un rugido bajo-barítono, que anuncia su llegada con más autoridad que histeria.

Rolls-Royce Dawn Black Badge, el lujo de verdad
Rolls-Royce Dawn Black Badge, el lujo de verdad

Además, los ingenieros han explotado la flexibilidad del magnífico motor V12 biturbo de 6,6 litros para generar 30 caballos y 20Nm más con respecto a los ya nada desdeñables 563 CV para entregar una potencia total de 593 CV y 840Nm .

Los cambios fundamentales en la transmisión y el acelerador otorgan al Dawn una sensación mejorada de urgencia sin menoscabo de su estatus como el turismo descapotable más lujoso del mundo. Efectivamente, la transmisión, la caja de cambios de 8 velocidades ZF y la cremallera de dirección son tan intuitivas que juntas logran un manejo más dinámico en función del uso del acelerador y la dirección. El resultado es una majestuosa experiencia en carretera a baja velocidad y un manejo muy agradecido cuando el conductor quiere sacar el máximo rendimiento. Los grandes cambios de la configuración de las suspensiones y los componentes también garantizan el equilibrio adecuado entre el confort de Rolls-Royce y la atención al conductor, que se sienten al tomar las curvas con mayor estabilidad a altas velocidades.

La mayor rapidez del Dawn Black Badge ha llevado al desarrollo de nuevos frenos con un incremento del diámetro de una pulgada. Al reducir la velocidad, una reasignación clave de la estrategia de transmisión lleva a bajar de marcha unas cuantas revoluciones por minuto durante la frenada, aplicando el freno motor al conducir de forma más alegre. La cremallera de dirección también se ha acelerado y diseñado para una mayor respuesta. Los ajustes dependientes de la velocidad también sirven para envalentonar a los conductores del Black Badge, que disfrutarán de un mayor tacto y sensación de seguridad por el incremento del peso de la dirección a velocidades altas. El Dawn Black Badge está ya disponible por encargo.