Nueva Clase A 2018: más deportiva y con inteligencia artificial

El exitoso compacto de Mercedes se estiliza por fuera e incorpora un innovador salpicadero con dos pantallas y un asistente de inteligencia artificial

ÁmsterdamActualizado:

Mercedes dio con la tecla del éxito con la renovación de la Clase A, en 2013. Un monovolumen pequeño se convirtió en un compacto deportivo, un cambio muy bien acogido por el mercado y que contribuyó a renovar la imagen de la marca alemana y acercarla a un público más juvenil. Eso explica que su cuarta generación mantenga en gran parte su estética en el exterior, aunque más estilizada y con nuevos grupos ópticos delante (similares a los del renovado CLS) y detrás.

Los cambios exteriores también afectan a la calandra, que ahora se ensancha hacia abajo, reinterpretando la parrilla del radiador y dando más protagonismo a la estrella, enseña de la marca. Ello contribuye a que la apariencia externa sea la de un vehículo de mucho mayor tamaño, a pesar de que solo crece en 12 milímetros de largo y uno de ancho. También influye la mayor distancia entre ejes, de 2,729 metros, frente a los 2,699 del modelo actual. El resultado es un mayor espacio en el habitáculo para los pasajeros, pero sobre todo en el maletero, que gana 29 litros de capacidad, hasta los 370 litros.

Los mayores cambios, sin embargo, están en el interior. El salpicadero pierde la tradicional visera que habitualmente cubre el panel de instrumentos, dotándolo de un aspecto mucho más diáfano y moderno, algo a lo que también contribuyen las nuevas salidas de aire, que simulan una turbina. Las esferas del tacómetro y el velocímetro desaparecen por completo, sustituidas en la versión más radical por dos pantallas de alta definición de 10,25 pulgadas, una para el cuadro y otra para el sistema de infoentretenimiento, similares, aunque de menor tamaño, que las que ya incorporan la Clase E y la Clase S. También existen otras dos alternativas, aunque el resultado previsiblemente restará un poco de aspecto futurista al conjunto: un visualizador de 7 y otro de 10,25 pulgadas o dos visualizadores de 7 pulgadas. La visualización de datos se completa con un Head-up display de nueva generación que promete ser líder del mercado en cuanto a calidad de visualización.

El contenido de las pantallas es totalmente personalizable, y ofrecen customizaciones estéticas que van desde lo más tradicional hasta lo más deportivo. Sin embargo, el plato fuerte es el innovador sistema multimedia MBUX, siglas de Mercedes-Benz User Experience. Este sistema no solo permitirá a los usuarios hasta ocho opciones distintas de configuración -que afectan desde la posición del asiento hasta las emisoras de radio preferidas- sino que tiene capacidad de aprender gracias a la inteligencia artificial, pudiendo adaptarse a sus gustos y permitiendo, según Mercedes, que vehículo y usuario establezcan un verdadero vínculo emocional.

La forma de interactuar con el vehículo y con el sistema MBUX es sencilla e intuitiva, gracias a la instalación de controles táctiles en el volante y una pequeña pizarra táctil sobre el árbol de dirección. Sin embargo, en muchas ocasiones ni siquiera será necesario utilizarlas, ya que la nueva Clase A incorpora, de forma opcional, un mando fónico inteligente con reconocimiento de voz natural. Solo con pronunciar las palabras «Hey Mercedes», el conductor puede pedir al vehículo que suba la calefacción, o llame a un contacto de la agenda. Y ni siquiera tiene que hacerlo de forma directa: basta con recriminarle que «hace frío» o recordarle que hace mucho que no hablas con mamá.

También promete el sistema de navegación mejorado con realidad aumentada. Este sistema captura imágenes en directo de la calle gracias a la cámara frontal del coche y las completa con información superpuesta, como los números de edificio o el nombre de la calle.

Aunque queden eclipsados por el aditamiento tecnológico, Mercedes también ha trabajado a fondo la gama de motores, que incluye, desde el lanzamiento, un nuevo propulsor de gasolina de cuatro cilindros desconectables M282 -de 1,4 litros de cilindrada y 163CV-; un nuevo motor gasolina de cuatro cilindros M260 -de 2,0 litros de cilindrada y 224CV- y un nuevo motor diésel de cuatro cilindros OM 608 -de 1,5 litros de cilindrada y 116CV- aditivado con AdBlue. Todos cumplen con la normativa de emisiones Euro6d-TEMP y se combinarán con el nuevo cambio de doble embrague 7G-DCT, aunque más adelante llegará un cambio manual para el gasolina más potente. Homologan, respectivamente, unos consumos de 5,1; 6 y 4,1 litros a los cien kilómetros. Los dos motores de acceso a ambos combustibles han sido desarrollados en colaboración con Renault.

Completará el comportamiento dinámico la tracción integral permanente 4MATIC -opcional-, controlable mediante el interruptor Dynamic Select para asegurar una experiencia de conducción más deportiva.

En cuanto a las ayudas a la conducción, la nueva Clase A será el coche de sus segmento mejor equipado, al incorporar, como opción, tecnología de la Clase S. Así, se podrá incluir el asistente activo de distancia Distronic -que permite, en combinación con otros sistemas, arrancar y parar de forma autónoma en atascos-, el asistente activo de dirección (que ayuda al conductor a mantenerse en el carril) y un asistente de cambio de carril que funciona con solo accionar el intermitente. También es remarcable el equipamiento en materia de seguridad, al incorporar el sistema Pre-Safe Plus, que activa los frenos del vehículo en caso de que detecte una colisión por alcance, y un avanzado avisador de ángulo muerto capaz incluso de detectar ciclistas, y que enciende un testigo de aviso en el retrovisor.

Los primeros pedidos de la nueva Clase A podrán realizarse en marzo, aunque las primeras unidades no llegarán hasta la primavera. En España incorporará de serie el tren de rodaje de confort de altura rebajada, que resta 15 mm de altura (aunque puede optarse sin coste por la altura normal) estará disponible con dos versiones de equipamiento: Progressive (de serie para el mercado español), con calandra del radiador con pasadores de efecto diamante en negro y una lámina pintada en color plata, llantas de 17 pulgadas en plata vanadio, embellecedores del escape visibles, faldón trasero con cromados y faldón lateral del color de la carrocería; AMG Line, más deportivo y con detalles estéticos como el faldón trasero de efecto difusor y cromados característicos. Además, durante un año a partir del lanzamiento estará disponible el modelo Edition 1, con detalles en color Edition green, faros LED high Performance y asientos deportivos.