Deportivo, conectado y personalizable: las claves del nuevo Polo

Sexta generación para un modelo del que se han vendido más de 16 millones de unidades en todo el mundo

HamburgoActualizado:

Con más de 16 millones de unidades vendidas en todo el mundo, contando todas sus versiones, el Volkswagen Polo es uno de los vehículos de más éxito de su clase. Tras su reciente presentación estática, las carreteras de los alrededores de Hamburgo han servido para la primera prueba dinámica de su sexta generación, que llegará a España en octubre.

El nuevo Polo mantiene el carácter joven y urbano de sus predecesores, aunque crece en tamaño. Es más largo y bajo que su predecesor, y gana en amplitud interior, con unas medidas de 4,053 metros de largo (81 mm más que el modelo al que sustituye), una batalla de 2,564 mm (94 mm más), y un volumen del maletero de 351 litros (71 litros más que el Polo actual).

El modelo se presenta inicialmente con un total de ocho motores de gasolina, diésel y gas natural. Para su lanzamiento al mercado se puede elegir entre tres modelos de gasolina de tres cilindros, en tres de las potencias preferidas de esta clase: dos 1.0 MPI con 65 CV y 75 CV, y un TSI sobrealimentado de 1,0 litros con 95 CV. Todos los modelos van equipados con el sistema Start-Stop, el modo de recuperación de la energía de frenado. A partir de una potencia de 95 CV es posible contar con el cambio de doble embrague DSG. La gama de motores se completa con dos eficientes diésel 1.6 TDI, uno de 80 y otro de 95 CV.

En su estreno, hemos podido probar una unidad propulsada por el gasolina tricilíndrico de 95CV, otra con el tricilíndrico de 115CV del mismo carburante y una tercera con un motor diésel de cuatro cilíndros y 95CV. Los dos últimos destacan holgadamente sobre el primero que, aunque más que suficiente para un uso urbano, resulta algo limitado fuera de la ciudad, y exige una conducción revolucionada para que el vehículo se mueva de forma desahogada.

No pasa esto con el 115CV, que en combinación con el cambio automático DSG de doble embrague combina racionalidad con un punto de sensación deportiva, al más puro estilo Polo. Tampoco con el propulsor diésel más potente, que sorprende por su buen desempeño, aunque en ocasiones resulta algo ruidoso. Este propulsor también destaca por sus consumos contenidos, que rondaron durante la prueba los 6,5l/100km.

En el interior nos encontramos una gran carga tecnológica y digital. El Polo es el primer automóvil de su clase que puede equiparse opcionalmente con un cuadro de instrumentos completamente digital, el VW Digital Cockpit de la última generación. Se trata de una pantalla de 11,7 pulgadas altamente configurable, en la que el conductor puede escoger desde visualizar el navegador -algo útil cuando desconocemos el camino- hasta configurar la estética del tacómetro y el velocímetro, o eliminarlos por completo. Junto a él, se encuentra el sistema de «infoentretenimiento», disponible con pantallas de hasta 8 pulgadas y con superficie acristalada en las versiones de gama alta.

En los paquetes de lanzamiento Advance y Sport se equipa App-Connect para poder disfrutar de las aplicaciones para móviles y los distintos servicios en línea de los teléfonos inteligentes. Los smartphones no sólo se pueden cargar mediante conector, sino, opcionalmente, también de forma inalámbrica (inductiva). El interior del Polo de la sexta generación ha crecido considerablemente con respecto al modelo anterior. Ahora ofrece más espacio para cinco personas, además del ya mencionado aumento del volumen del maletero, de 280 a 351 litros.

La preventa del modelo ya ha comenzado en algunos países europeos, al igual que su fabricación, que se realiza principalmente en la planta navarra de Landaben. Siempre de serie dispone de cuatro puertas y sistema de vigilancia Front Assist con asistente de frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones. En cuanto a los precios, el modelo de entrada parte de unos 14.740 euros (Polo 1.0 Edition con 65 CV).

Hasta fin de año está prevista la llegada al mercado de otros cinco motores: dos de gasolina, dos diésel y uno de gas natural. En gasolina se presentará un 1.0 TSI con 115 CV y un 2.0 TSI con 200 CV para la versión más deportiva, el Polo GTI. También se comercializará, por primera vez en su historia, un Polo con motor alimentado por gas natural (GNC), un 1.0 TGI con 90 CV.

Equipamiento y versiones

El Polo ofrece tres líneas de equipamiento Edition, Advance (+750 euros) y Sport (+750 euros) además del deportivo Polo GTI, que se lanzará próximamente. El cliente tendrá como opción un sistema de sonido de 300 vatios desarrollado entre Volkswagen y los especialistas en audio «Beats» de Estados Unidos, además de distintas características personalizadas. La versión de entrada «Edition» cuenta con un excelente equipamiento de serie ampliado con las puertas traseras, la luz de conducción diurna LED con función Coming Home, un limitador de velocidad, el sistema de vigilancia Front Assist con función de frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones; también destaca el equipamiento de serie del airbag de cortina. Las versiones más avanzadas se podrán completar con cámara trasera y asistente de aparcamiento.

Será también un coche muy personalizable, con hasta 14 colores para la carrocería, con doce versiones de llantas (desde 14 hasta 18 pulgadas, pintadas en diferentes colores), paneles «dash pad» con varios colores, y once tapicerías para los asientos. El resto de posibilidades de personalización casi no tiene límites: techos en color, el techo panorámico más grande de su clase, faros Full LED, grupos ópticos traseros LED, un equipamiento «R-Line» y características como un sistema de sonido de 300 W de Beats o el cargador inductivo para smartphones (opcionalmente con conexión de antena inductiva). Además, el nuevo Polo destaca también por integrar tecnología y asistentes que Volkswagen ha adaptado en parte directamente del Golf y del Passat, como el mencionado virtual cockpit o el avisador de cambio involuntario de carril, poco habituales en un vehículo de su segmento.