Motos Royal Enfield Lo retro está de moda

Ya están disponibles las Royal Enfield en España, de momento tan sólo en Madrid, calle Agustín de Foxá, 29, pero en breve plazo también habrá concesionarios exclusivos en Barcelona y Valencia, así como "corners" de venta en tiendas de otras ciudades españolas. Son concesionarios donde tratan de ir un poco más allá de la mera venta de motos, decorados como el salón de tu casa, intentan que sea un punto de encuentro de los amantes de ésta clásica. Además de la gama completa de motos también se pueden ver accesorios de personalización y una amplia colección de ropa inspirada en sus motos.

Royal Enfield es la marca de motos más antigua del mercado, fabricando motos ininterrumpidamente desde hace 125 años. De origen británico, la marca inició la producción de motos en Redditch, condado de Worcestershire, trasladando en 1955 la producción a la India y dejando de operar definitivamente en Inglaterra en 1970. La fábrica actual ha sido renovada recientemente para aumentar la producción, se espera cerrar el año con unas 450.000 motos fabricadas, que se exportan a más de 60 países de todo el mundo.

La gama actual de la marca india está formada por tres modelos, BULLET, CLASSIC y CONTINENTAL GT, todos ellos monocilíndricos 4T de media cilindrada, con una fiabilidad a prueba de bombas y una estampa clásica y sencilla que nos devuelve a los orígenes de las motos actuales. Las dos primeras montan motores de 499 cm3 refrigerados por aire, con 27,2 CV a 5.250 rpm, un par de 41,3 Nm a 4.000 rpm y caja de cambios de cinco velocidades. La CONTINENTAL GT llega hasta los 535 cm3 gracias a un cilindro de mayor diámetro. Refuerza su imagen de "Cafe Racer" con mayor potencia, 29,1 CV a 5.100 rpm y un par de 44 Nm a 4.000 rpm. Para superar las normas de contaminación todas ellas se alimentan mediante inyección electrónica.

Son motos ligeras y estrechas, muy bajas de asiento y al alcance de cualquier tipo de conductor, ideales para usar día a día o dar un tranquilo paseo por la sierra, respetando en todo momento su filosofía tranquila y práctica. Sus pocas concesiones a la modernidad, arranque eléctrico, disco de freno delantero e inyección, tan sólo contribuyen a la comodidad y seguridad sin desvirtuar su imagen atemporal. Sus precios tampoco asustan, 4.299 euros para la Bullet,4.649 euros la Classic y 5.199 euros habrá que pagar por la Continental GT.

Hemos podido probar la Bullet, sin duda la más carismática de la gama pues se fabrica sin interrupción desde 1932. Ya en parado nos da una idea de lo que podemos esperar y pilotarla nos lleva a sentir lo mismo que lo harían nuestros abuelos. Es la moto en su esencia original, sencilla y con todo a la vista. No es muy refinada pero se nota que está bien hecha, para que dure y dure y nunca nos deje tirados. Arranca siempre sin problemas y empuja desde muy abajo, subiendo de vueltas de forma casi "eléctrica".

Las vibraciones aumentan conforme sube de régimen, pero nunca llegan a ser molestas. Embrague y cambio funcionan suavemente y lo mejor es cambiar de marcha sin apurar el motor. Aunque llega hasta los 135 km/h, no son esas sus pretensiones. La Bullet es una moto para pasear disfrutando del paisaje, parando a menudo, para viajar sin prisas, disfrutando del momento.

Toda la actualidad en portada

comentarios