Ya se pueden solicitar ayudas para instalar puntos de recarga para coches eléctricos

Plan Movalt Infraestructuras está ditado con 15 millones de euros para financiar entre el 40 % y el 60 % de la inversión

MADRIDActualizado:

Desde el martes 23 de enero a las 10 de la mañana ya es posible solicitar ayudas para implantar redes de puntos de recarga para vehículos eléctricos, dentro del denominado Plan Movalt Infraestructuras. El plazo concluirá el 31 de diciembre o hasta que se agoten los fondos, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)

El Plan Movalt destina 15 millones de euros para la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos. El acceso a la aplicación se hará a través de la sede electrónica y una vez registrada la solicitud de reserva del presupuesto, el solicitante dispondrá de un periodo de 180 días naturales para cargar en la aplicación informática del programa la documentación necesaria para confirmar la instalación del punto de carga.

Según ha destacado el IDAE, la inversión en infraestructura de recarga “incentiva” un mayor crecimiento del número de vehículos eléctricos en detrimento de los vehículos convencionales.

En ese sentido, ha estimado un ahorro unitario de 0,85 tep (tonelada equivalente de petróleo) al año por vehículo convencional sustituido de más de diez años.

Serán objeto de estas ayudas los sistemas de recarga de baterías para vehículos eléctricos, tanto en la modalidad de adquisición directa, como de operaciones de financiación por alquiler (renting), ha especificado.

El IDAE ha citado, a modo de ejemplo, que se podrá desplegar una infraestructura de recarga para “uso público en sector no residencial”, como en aparcamientos públicos, hoteles, centros comerciales, universidades, hospitales, polígonos industriales y centros deportivos.

Se podrá conceder también financiación para implantar puntos de recarga para “uso privado y/o público en zonas de estacionamiento de empresas privadas y públicas” (para dar servicio a su trabajadores, clientes y a su propia flota), para “uso público en vía pública” -ejes viarios urbanos e interurbanos y empresas- y para “uso público en red de carreteras”.

Las ayudas oscilarán entre la entrega dineraria del 60 % de la inversión elegible (IVA o IGIC no incluido) en el caso de entidades públicas que no desarrollen ningún tipo de actividad comercial o mercantil y pequeñas empresas, y del 40 % de la inversión para el resto de compañías, ha detallado el IDAE.

Los costes subvencionables son la obra civil, el cableado y su instalación desde el cuadro eléctrico final del que deriva el circuito hasta el punto de conexión del vehículo.

Por el contrario, no se considera subvencionable la instalación de contadores inteligentes.

Entre los requisitos técnicos, los puntos de recarga convencional deberán contar con una potencia igual o superior a 7 kW e inferior a 15 kW; en los de carga semirrápida (en corriente alterna o continua) la potencia instalada debe ser igual o superior a 15 kW e inferior a 40 kW; los de carga rápida deben ofrecer 40 kW o más, hasta los 100 kW; y por último, si es punto de recarga “ultra rápida” deberá ofrecer una potencia igual o superior a 100 kW.