El presidente de Toyota Europa, Johan van Zyl
El presidente de Toyota Europa, Johan van Zyl - Reuters

El declive del diésel resta protagonismo a los eléctricos en el Salón de Ginebra

Toyota anunció ayer que sus turismos dejarán de ofrecerse con motorizaciones diésel en Europa a partir de este año

Madrid, GinebraActualizado:

El diésel, que hasta el año pasado era el combustible preferido en Europa, se desliza hacia un papel residual en el futuro. Toyota, segundo fabricante mundial de vehículos, anunció ayer, en el Salón del Automóvil de Ginebra, que irá suprimiendo los motores de gasóleo de todos sus turismos en Europa a partir de este año ante la baja demanda por parte de los compradores, que prefieren las versiones híbridas de sus vehículos.

En 2017, los HEV (híbridos convencionales, no enchufables) representaron el 41% de las ventas totales de Toyota Motor Europe (TME), un 38% más que el año anterior, hasta las 406.000 unidades. Por contra, en 2017 el mix de diésel de Toyota en turismos en el continente fue inferior al 10%. La situación es inversa a la que la marca registraba apenas dos años antes, en 2015, cuando el diésel mantenía una proporción similar a la que actualmente tienen sus vehículos electrificados.

«En nuestro último nuevo modelo, el Toyota C-HR, las versiones híbridas supusieron el año pasado el 78% de las ventas», explicó Johan van Zyl, presidente de Toyota Europa, durante un encuentro con medios. Por este motivo, la marca ha descartado ofrecer motorizaciones de gasóleo en la nueva generación de su compacto Auris, el coche que más vende en España, y que solamente contará con dos propulsores híbridos y uno de gasolina.

El fabricante japonés, no obstante, precisó que seguirá ofreciendo motores diésel en vehículos comerciales y todoterreno, como Hilux, Proace y Land Cruiser. «Donde se mantienen las necesidades personales y comerciales, por ejemplo par y carga neta, seguiremos ofreciendo los diésel con la tecnología más reciente», afirmó Van Zyl.

Caída en toda Europa

El gasóleo ha registrado una caída continuada en ventas en toda Europa desde 2014, año en el que se anunciaron las primeras restricciones a vehículos de combustión en las grandes ciudades por motivos medioambientales, y se acentuó a partir de 2015, cuando se destapó el fraude de emisiones «n».

En 2017 este combustible perdió un 8% de cuota de mercado, y sus ventas decrecieron en todo el continente salvo en Letonia, donde subieron un magro 0,3%. Especialmente marcados fueron los descensos en países como Alemania, Francia o Reino Unido, cuyas grandes ciudades han anunciado planes de restringir el uso de los modelos más antiguos, y contaminantes, a partir de mediados de la década de 2020. En España las ventas cayeron el año pasado un 8,4%, y solo supusieron el 39,9% de las matriculaciones, frente al 71% de 2010.

El anuncio de Toyota no ha desentonado en exceso entre la apuesta eléctrica de la mayoría de los fabricantes, en cuyos pabellones los híbridos de gasolina y eléctricos ocupan un lugar protagonista. Incluso algunos directivos, como el presidente del grupo Fiat-Chrysler, Sergio Marchionne, apuntaron a que los primeros podrían sustituir en un futuro totalmente a los diésel. No obstante, aunque Marchionne afirmó que la compañía que dirige pretende «disminuir la dependencia» del gasóil en el futuro, también advirtió de que si «el mercado» decide acabar con él, el coste de sustituirlo por otra tecnología sería «muy alto», informa Noelia Soage.

Resurrección

Volkswagen, primer fabricante mundial, también se centró en destacar su compromiso con la movilidad eléctrica, anunciando una inversión de 34.000 millones de euros para desarrollar soluciones de movilidad alternativa en las grandes ciudades, incluyendo 20.000 para electrificar toda la gama de sus doce marcas, informa Álex Gubern. El presidente del grupo, Matthias Mueller, se mostró «preocupado» por la suerte del gasóleo, pero también dijo, en una entrevista con Reuters, estar convencido de que este combustible experimentará «un resurgir» en el futuro: «Es nuestro trabajo resolver el problema», dijo.

Dentro del conglomerado germano, Porsche presentó una versión SUV de su prototipo eléctrico Mission E, cuya versión de producción llegará en 2020, y Audi un SUV eléctrico, el e-tron. Cupra, la marca deportiva desgajada recientemente de Seat, mostró su E-Racer, el primer turismo de competición 100% eléctrico del mundo.

Quién demostró sin ambages que continúa confiando en el futuro del diésel fue Daimler. Contra corriente, la matriz de Mercedes anunció una versión híbrida enchufable de su propulsor de gasóleo OM 654, que estará a la venta a finales de este verano para sus modelos Clase C y Clase E.