Última Hora Fallece el montador José Salcedo, un histórico del cine español y ganador de tres Goya

Motor - Economía

China apuesta por el etanol y estudia prohibir la gasolina

Plantea implantar su uso en la gasolina en un intento de renovar la industria con combustibles renovables y respetuosos con el medio ambiente

China apuesta por el etanol y estudia prohibir la gasolina

China, un gigante económico, destaca también como uno de los mayores contaminantes mundiales, debido fundamentalmente a su industria y a la utilización de combustibles poco respetuosos con el medio ambiente en su enorme fota automovilística. La electricidad y el gas natural o comprimido se abren paso en otas zonas del mundo, mientras que la apuesta del país asiático parece ser otra, según se ha desvelado en sus más recientes planes.

Así, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma y la Administración Nacional de Energía ha aunciado su intención de construir un avanzado sistema de producción y distribución de biocombustibles líquidos, con lo que el mayor mercado mundial del automóvil se plantea implantar el uso de etanol en la gasolina en el territorio nacional en 2020, en un intento de renovar la industria con combustibles renovables y respetuosos con el medio ambiente.

Lo cierto es que China alcanzará una producción de 10 millones de toneladas de bioetanol en el año 2020. Esta producción permitirá sustituir a un total de 31 millones de toneladas de petróleo, equivalentes a un 10 por ciento de las importaciones de crudo anuales del país asiático.

Esta medida se enmarca en los esfuerzos gubernamentales para renovar el sector, después de que China anunciara que estudia prohibir en un futuro no determinado la producción y venta de vehículos impulsados con combustibles fósiles.

El país asiático es el tercer productor mundial de bioetanol, por detrás de Brasil y Estados Unidos. Cada año, China utiliza cerca de 2,6 millones de toneladas de bioetanol y la gasolina mezclada con este componente representa un quinto de su consumo anual de gasolina.

Aunque en 2007 China prohibió el uso del grano de maíz para producir etanol en un intento de garantizar el suministro suficiente de alimentos, después levantó la medida en once provincias.

En 2014, lanzó un programa piloto para producir etanol como parte de sus esfuerzos para reducir las emisiones y avanzar en el uso de combustible renovable.

Con esta nueva medida, el Gobierno también pretende hacer frente al exceso de maíz viejo.

Más de 40 países consumen alrededor de 600 millones de toneladas de etanol cada año, lo que representa un 60 % del consumo anual de gasolina del mundo.

Toda la actualidad en portada

comentarios