Audi cierra 2017 con 5.100 millones de beneficios y prepara 20 nuevos lanzamientos

La marca va a comercializar su primer modelo de producción 100% eléctrico

MADRIDActualizado:

El Grupo Audi aumentó su facturación y sus ganancias en un año 2017 que presentó unas condiciones difíciles. Por primera vez, la facturación superó los 60.000 millones de euros, lo que supone haber multiplicado por más del doble esta cifra en los últimos ocho años. Con un beneficio operativo de 5.100 millones de euros antes de partidas especiales, el correspondiente retorno operativo sobre las ventas del 8,4 por ciento se encuentra dentro del margen previsto. Con la inclusión del negocio en China, que se presenta en los resultados financieros, el margen operativo sería un punto porcentual más elevado.

Como resultado de los supuestos de medición actualizados para los acuerdos relacionados con el caso del motor V6 3.0 TDI en Norteamérica, Audi ha realizado una provisión adicional de 387 millones de euros en 2017. Después de estas partidas especiales, el beneficio operativo ascendió a 4.700 millones de euros, y el retorno operativo sobre la ventas fue del 7,8 por ciento. En 2018, Audi lanzará al mercado más modelos nuevos que nunca, y entrará en la era de la movilidad eléctrica. Ante este ambicioso plan de lanzamientos, la compañía anticipa otro año desafiante, antes de que la iniciativa de nuevos modelos tenga un impacto positivo sostenido sobre las ventas y los ingresos a partir de 2019. Audi está realizando grandes inversiones de cara al futuro, aplicando un programa integral de medidas para preparar el camino de cara a una reestructuración rentable de su modelo de negocio, en línea con la estrategia “Audi. Vorsprung. 2025”.

“En 2017, mostramos nuestra fortaleza empresarial y, sobre todo, formulamos un plan maestro decidido para los próximos años”, declara Rupert Stadler, Presidente del Consejo de Administración de AUDI AG. “Tenemos la intención de ejercer un papel de liderazgo en la tremenda convulsión ante la que se encuentra nuestra industria. Para el año 2022, hemos planeado más de 40.000 millones de euros destinados a actividades de desarrollo e inversión. Estamos haciendo que Audi se adapte hacia la consecución de este objetivo con nuestro Plan de Acción y Transformación”.

El Plan de Acción y Transformación de Audi tiene como objetivo lograr unos efectos positivos en la facturación de 10.000 millones de euros para 2022, y acelerar el reajuste de la organización de cara a futuros modelos de negocio. “Estamos implementando nuestro programa de medidas de forma rápida y sistemática, volviéndonos más eficientes e invirtiendo recursos liberados para lograr un crecimiento rentable. Esto ya nos ha permitido planificar cuatro nuevos modelos y sus derivados adicionales sin modificar el presupuesto”, explica Alexander Seitz, Director de Financias, IT e Integridad. Ante el aumento de las inversiones de capital para el futuro, Audi sigue comprometida con un objetivo de un retorno operativo sobre las ventas en un margen entre el 8 y el 10 por ciento. Con el Plan de Acción y Transformación, la eficiencia del proceso en cuanto a desarrollo técnico, por ejemplo, es conseguir una mejora de hasta un 30 por ciento, en parte como resultado de intensificación del desarrollo virtual. Respecto a la intensiva fase de transformación en todo el Grupo, Audi ha incrementado su presupuesto para formación adicional en un tercio, hasta totalizar más de 500 millones de euros para 2025.

La vanguardia tecnológica del Plan de Acción y Transformación es el Audi Aicon. Presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2017, este prototipo representa la visión de futuro de Audi en cuanto a movilidad premium y creación de valor. Siguiendo esta inspiración, en su plan de modelos a largo plazo, Audi ha establecido el desarrollo de un automóvil de lujo apto para largas distancias, completamente eléctrico y conectado.

La marca de los cuatro aros ha ampliado de forma significativa su hoja de ruta en cuanto a electrificación de su gama de modelos. Para la movilidad eléctrica del mañana, Audi está colaborando estrechamente con Porsche y Volkswagen. Esto dará como resultado arquitecturas de vehículos preparados para la propulsión eléctrica, que permitirán importantes sinergias dentro del Grupo VW. Para 2025, Audi ofrecerá más de 20 modelos electrificados que representarán un tercio de sus ventas. Como punta de lanza deportiva, el fabricante premium anunció en su conferencia anual un dinámico Gran Turismo de cuatro puertas completamente eléctrico. La producción se iniciará a principios de la próxima década en la instalaciones de Böllinger Höfe, próximas a Neckarsulm. “Interpretamos la deportividad de forma progresiva con nuestro e-tron GT completamente eléctrico, y hacia aquí iremos con nuestra marca de alto rendimiento Audi Sport en el futuro”, declara Stadler.

En China, la marca de los cuatro aros se preparó el pasado año para un mercado en fuerte impulso. Junto a su socio FAW, la compañía aumentará de forma significativa su gama de modelos, especialmente en lo referido a vehículos eléctricos y a SUV deportivos. Para los próximos cinco años están previstos diez nuevas versiones SUV sin predecesores, siete de los cuales se producirán de forma local. Esto significa que la gama de Audi producida localmente en FAW-VW aumentará más del doble para 2022. Con el establecimiento de una nueva compañía de ventas y con una joint venture para servicios digitales y de movilidad, Audi y el Grupo FAW están reestructurando su modelo de negocio en China de cara a la siguiente fase de crecimiento. Además, AUDI AG está en conversaciones con SAIC para una futura cooperación con el objetivo de fortalecer aún más su presencia en el mercado chino.

Con más de 20 lanzamientos previstos este año, Audi afrontará la mayor iniciativa de nuevos modelos en su historia. La marca presentará nuevos vehículos en seis de sus gamas principales, e iniciará su producción de forma sucesiva. A finales de este año, se lanzará al mercado el primer modelo completamente eléctrico de la maca de los cuatro aros: el Audi e-tron. Este SUV está preparado para la recarga rápida de las baterías en estaciones de 150 kilovatios, lo que le permite estar preparado para recorridos de larga distancia en menos de media hora. El e-tron se fabricará en la factoría de Bruselas –con emisiones neutras de CO2 durante el proceso de producción–, donde también se ensamblan las baterías. Audi Hungría está preparada para comenzar la producción del motor eléctrico del nuevo SUV en Györ.

Con la conversión de la factoría de Bruselas para la fabricación del Audi e-tron, la marca está llevando a cabo este año una reorganización de su red de producción con el fin de optimizar aun más la eficiencia. Fabricado actualmente en Bruselas, la nueva generación del Audi A1 pasará a producirse en la factoría de SEAT en Martorell, España. El Audi Q3 que se produce allí en la actualidad será ensamblado en la planta de Audi Hungría con el cambio de modelo. A partir de principios de 2019, el A3 Sedan se fabricará en su actual localización en Györ y en la fábrica de Ingolstadt. Respecto a los cambios en la gama Audi y su red de producción, Seitz declara: “2018 es un año excepcional, y requiere una muestra de la fortaleza de Audi, que dará sus frutos a partir de 2019”.

En el último año financiero, las entregas de Audi a sus clientes aumentaron en un 0,6 por ciento para alcanzar el máximo histórico de 1.878.105 unidades (2016: 1.867.738), a pesar de los inminentes cambios previstos para muchos modelos. Considerando que los efectos extraordinarios en conexión con la estrategia de alineación de la marca en China afectaron de forma negativa durante la primera mitad del año, el fuerte aumento de la demanda global de modelos SUV y el continuo crecimiento de Audi en el mercado en declive en EE.UU. tuvieron un efecto positivo en las ventas. A pesar del tipo de cambio desfavorable, la facturación del Grupo Audi aumentó en un 1,4 por ciento hasta alcanzar la cifra de 60.128 millones de euros en 2017 (2016: 59.317 millones de euros), superando por primera vez los 60.000 millones de euros, lo que supone multiplicar la cifra por más del doble en los últimos ocho años. En 2009, el Grupo Audi alcanzó una facturación de 29.840 millones de euros.

El beneficio operativo antes de partidas especiales en 2017 ascendió a 5.058 millones de euros, lo que representa un aumento del 4,4 por ciento (2016: 4.846 millones de euros). El retorno operativo sobre las ventas antes de partidas especiales el pasado año aumentó hasta el 8,4 por ciento (2016: 8,2 por ciento), manteniéndose dentro del margen estratégico establecido entre el 8 y el 10 por ciento. Con la inclusión del negocio en China, que se presenta bajo los resultados financieros, el margen operativo sería un punto porcentual más elevado.

El programa SPEED UP! puesto en marcha en 2016 para fortalecer la disciplina de costes a corto plazo tuvo como resultado un efecto positivo en la facturación de aproximadamente 1.000 millones de euros en 2017. Esto fue debido principalmente a los aumentos logrados en eficiencia en investigación y desarrollo, así como a unos menores costes de distribución. El programa SPEED UP! se completó con éxito a finales del pasado año, y se ha incluido en el Plan de Acción y Transformación.

Respecto a los acuerdos de resolución sobre el caso de los motores V6 3.0 TDI en América del Norte, en 2017 el Grupo Audi actualizó las provisiones en su balance en el contexto de programas extensos y técnicamente complejos de compra y recompra. Esto dio lugar a una cantidad negativa en partidas especiales de 387 millones de euros, incluyendo gastos y provisiones para el desarrollo de medidas técnicas y riesgos legales. En el año anterior, se incluyeron en los resultados financieros consolidados de Audi la cantidad negativa debida a partidas especiales de 1.794 millones de euros. Además del caso de los motores V6 3.0 TDI diésel en América del Norte, también se incluían las partidas relacionadas con el caso de los airbags Takata potencialmente defectuosos. Para el año 2017, el resultado final asciende a un beneficio operativo de 4.671 millones de euros (2016: 3.052 millones de euros) y un retorno operativo sobre las ventas del 7,8 por ciento (2016: 5,1 por ciento). Audi alcanzó un beneficio antes de impuestos de 4.783 millones de euros (2016: 3.047 millones de euros). El fuerte aumento se debe no solo a la reducción de las cantidades negativas en partidas especiales, sino también a la mejora en el resultado financiero.

En reconocimiento al gran compromiso en el desafiante año fiscal 2017, los empleados de Audi participarán del éxito de la compañía. El bonus de participación en los beneficios aumenta para un trabajador cualificado de una fábrica de Audi en Alemania hasta los 4.770 euros (2016: 2.850 euros de media, más 1.300 euros en bonus especiales). Para las subsidiarias de Audi, se han establecido las disposiciones respectivas a los pagos en bonificaciones.

El Grupo Audi demostró una vez más su gran fortaleza de autofinanciación en 2017. En el contexto de su iniciativa de producto y reorganización de la red de producción, los gastos de capital ascendieron a una cifra de 3.900 millones de euros (2016: 3.400 millones de euros). Al mismo tiempo, la compañía alcanzó un significativo cash flow neto positivo de 4.300 millones de euros (2016: 2.100 millones de euros). Este indicador clave del rendimiento estuvo influenciado por distintos efectos: la venta de una participación minoritaria en Volkswagen Group Services S.A. (Bélgica) tuvo in impacto positivo, mientras que las salidas de caja previstas debidas al caso de los motores diésel tuvieron un impacto negativo. Tras ajustar estos efectos extraordinarios, el cash flow neto fue más alto que en el año anterior.

En el año fiscal actual, Audi tiene previsto volver a alcanzar los niveles de récord de 2017 en cuanto a matriculaciones, aunque los numerosos cambios previstos en la gama de modelos tendrán al principio un efecto amortiguador. La facturación aumentará ligeramente. Implementando el Plan de Acción y Transformación, la compañía apunta a un retorno operativo sobre las ventas en un margen entre el 8 y el 10 por ciento, a pesar de los altos costes en lanzamientos y las inversiones previstas para el futuro. Con un enfoque estratégico consistente y de priorización, Audi anticipa que la relación entre las inversiones en investigación y desarrollo y la facturación estará por encima del margen estratégico de entre el 6 y el 6,5 por ciento. Se espera que la relación entre el gasto de capital y la facturación exceda de forma moderada el margen de entre el 5 y el 5,5 por ciento. El cash flow neto debería situarse entre los 2.700 y los 3.200 millones de euros.