Podemos utilizar uno de estos boxes totalmente equipados para reparar nuestro coche
Podemos utilizar uno de estos boxes totalmente equipados para reparar nuestro coche - abc.es

Arregla el coche tú mismo y ahorra en el taller

Actualizado:

El «hazlo tú mismo» se ha convertido en una seria alternativa para los aficionados al mundo del motor. No solo por la satisfacción que sienten muchas personas al ver cómo son capaces de reparar o realizar mejoras en su coche con sus propias manos. También porque en tiempos de crisis cada vez son más quienes prefieren recortar costes realizando desde las operaciones más básicas de mantenimiento a reparaciones y sustituciones de piezas de mayor entidad.

Cada vez resulta más habitual ver a «improvisados mecánicos» en plena calle intentando desde realizar un cambio de aceite o bujías hasta algunas reparaciones de chapa y pintura. Pero además de que este tipo de reparaciones en la vía pública son ilegales, también pueden provocar problemas de seguridad en los vehículos, al no ser realizadas con garantía ni con los medios más adecuados.

La alternativa más seria para estos «manitas de la mecánica» es la que ofrecen empresas de alquiler de boxes para reparaciones mecánicas, unas instalaciones en las que se cuenta con todo el material necesario para intervenir mecánicamente en un automóvil, además del asesoramiento técnico y profesional, con acceso a manuales y fichas técnicas de los vehículos, para que la reparación sea totalmente segura.

No hace falta ni que llevemos nuestras herramientas

Una de esas empresas es Johnnie Pyston, que desde sus instalaciones en la localidad madrileña de Getafe acoge cada vez a más particulares que acuden con su vehículo a realizar las reparaciones más diversas.

En total Johnnie Pyston dispone de 25 «boxes» en alquiler, con diferentes tipos de elevadores en función del vehículo. Desde elevadores de tijera a ras de suelo para vehículos de baja suspensión hasta elevadores de columna para vehículos pesados, además de un box especial para motos.

A diferencia de lo que puede hacer uno en plena calle o en una finca no preparada para este tipo de reparaciones, cada «box» está totalmente equipado, con elevador, carro de herramientas completo con elementos como pistola de impacto, mesa de trabajo con tornillo de banco, o tomas de aire comprimido y electricidad. Además también se puede utilizar una zona de las instalaciones con máquinas para montaje y equilibrado de neumáticos, lo que hace que uno mismo pueda realizar todo tipo de reparaciones en el vehículo sin necesidad ni siquiera de disponer del más mínimo presupuesto para la compra de las herramientas necesarias.

Todas ellas están a nuestra disposición si alquilamos uno de estos boxes. Incluso sin coste adicional se puede tener acceso a herramientas especiales, como la aspiradora de aceite, gatos, prensa, desmontadores, o pluma para motores entre otras.

Además, en caso de que exista algún tipo de duda, en Johnnie Pyston disponen de personal formado que nos podrá asesorar o ayudar en la reparación de nuestro vehículo, aunque también podemos utilizar las instalaciones acompañados de un mecánico de nuestra confianza.

Por si esto no fuera suficiente, este tipo de talleres ofrecen de forma gratuita el servicio de consulta «autodata». Este sistema de información cubren información técnica para coches, vehículos comerciales ligeros y camiones con un fichero de más de 17,000 modelos de 80 fabricantes de vehículos. Este sistema asegura que los talleres tengan acceso a la información del fabricante más exacta, relevante y al día que se necesita para reparaciones y trabajos de diagnóstico, en el menor tiempo posible.

De este modo es posible disponer de un «box» en alquiler en el que realizar reparaciones o labores de mantenimiento como el cambio de aceite, cambios y tensado de correas, cambio de filtros, sustitución de lámparas y fusibles, cambio de discos y pastillas de frenos, revisión pre-ITV, escapes, cambio de neumáticos y amortiguadores, instalación de equipos de audio y manos libres, embragues, cambio de correa de distribución, revisión de niveles, cambio de motor, e incluso chapa y pintura, con cabinas de pintura presurizadas y sistemas de iluminación, extracción y secado que facilitan que se puedan obtener resultados profesionales.

Cabina de pintura profesional

El éxito de este tipo de instalaciones se basa también en el ahorro que los usuarios consiguen al realizar ellos mismos sus reparaciones, ya que el alquiler durante una hora de uno de estos boxes parte de unos 19 euros. La facturación se realiza por tramos. Es decir, la primer media hora nos costaría 10 euros, y a partir de esa primera media hora la facturación se realiza por fracciones de 10 minutos, con un coste de 3 euros cada fracción.

En el caso de la cabina de pintura, el precio de la primera hora es de 62 euros, y 10 euros más por cada fracción de 10 minutos. La ayuda profesional tiene una tarifa de 5 euros por 10 minutos o 30 euros por la hora completa. A todo esto hay que añadir la posibilidad de comprar en las mismas instalaciones recambios, piezas y material a precio de mayorista, como aceites lubricantes o neumáticos entre otros.

Johnnie Pyston