Motor

Cuándo hacer la revisión al coche

Respetar el mantenimiento articulado en revisiones periódicas por el fabricante de nuestro vehículo es clave para optimizar su rendimiento y vida útil, además de para mantener la vigencia de la garantía oficial, como recuerdan desde Aurgi.

Si no respetamos los intervalos de mantenimiento dictados por la marca perdermos, entre otros, la garantía oficial del coche.
Si no respetamos los intervalos de mantenimiento dictados por la marca perdermos, entre otros, la garantía oficial del coche.
e. cano - Madrid - Actualizado: Guardado en: Motor

Las marcas de automóviles establecen para todos sus modelos intervalos de revisiónconforme a un período de tiempo o un número de km.

En realidad, ambos parámetros suelen ser complementarios. Es decir, si por ejemplo toca cada 12 meses o 15.000 km habría que pasar la revisión si el coche solo ha recorrido 10.000 km en el último año, o bien hacerlo si ha completado más de 15.000 km en menos de doce meses desde la última revisión.

Los coches modernos suelen tener programado en el ordenador de a bordo los intervalos de revisión, que suelen mostrar en un indicador cuando se ha sobrepasado el intervalo de revisión o el vehículo se aproxima a él. Algunos modelos utilizan intervalos dinámicos que varían atendiendo al tipo de conducción, lo que alarga o acorta el mantenimiento si, entre otros, la degradación del aceite y su consumo es más rápido o lento.

Precisamente, el elemento clave de las revisiones es el cambio del aceite del motor. Con el paso de km y tiempo pierde propiedades, por lo que su sustitución es imprescindible para conservar el motor bien engrasado, de modo que no se acorte su vida útil y se mantengan sus prestaciones.

Junto con el cambio del aceite del motor se incluye siempre en las revisiones la sustitución del filtro de aceite, pues en él se acumulan muchas impurezas junto con aproximadamente medio litro de aceite usado: al mezclarse con el nuevo si rellenamos, éste pierde sus propiedades rápidamente.

Resulta ineludible en las revisiones comprobar el nivel y en su caso rellenar líquidos como los de frenos, dirección, anticongelante y lavaparabrisas.

Por lo que toca a la sustitución del filtro de habitáculo, se realiza en base a la recomendación del fabricante, habitualmente prescrita en el libro de mantenimiento del vehículo. También conocido como filtro de polen o antipolen, evita que éste y otras impurezas entren en el habitáculo y sean inhaladas por los ocupantes.

Un filtro de habitáculo sucio interfiere en el correcto funcionamiento del sistema de climatización y, por tanto, en el confort de marcha.

Qué dice la ley

Según el Reglamento CE 1400/2002, se puede realizar el mantenimiento del vehículo fuera de los servicios oficiales de la marca sin perder la garantía del fabricante.

Para ello es preciso seguir los dictámenes establecidos para estas operaciones por el fabricante del modelo, unas instrucciones normalmente recogidas en el libro de servicio y que incluyen plazos temporales y kilometraje, así como la especificación de piezas y tipo de aceite a emplear. En consecuencia, hay que respetar los trabajos incluidos en cada intervalo y sellar el libro una vez completada la revisión.

Toda la actualidad en portada

comentarios