La nueva tecnología de Jaguar Land Rover evitará distracciones y accidentes.

Jaguar Land Rover inventan un coche que entiende a su conductor

El vehículo inteligente del futuro tendrá su propio Smart Assistant, que realizará funciones de manera autónoma y permitirá al conductor centrarse en la conducción. Así, minimizará las distracciones reduciendo la posibilidad de sufrir accidentes con la meta de evitarlos por completo.

Actualizado:

JaguarLand Rover está creando una tecnología vanguardista capaz de desarrollar un vehículo verdaderamente inteligente que aprende las preferencias y actitudes del conductor, ofreciendo una experiencia de conducción totalmente personalizada y ayudando a prevenir accidentes al reducir distracciones.

El vehículo inteligente proporcionará una amplia oferta de servicios al conductor gracias a un nuevo algoritmo de aprendizaje, que reconoce quién conduce el vehículo aprendiendo de sus preferencias y estilo de conducción. El programa aplica lo que ha aprendido teniendo en consideración variables como la agenda, la hora del día, el estado del tráfico y las condiciones meteorológicas para predecir el comportamiento del conductor y asumir muchas de las tareas asociadas a la marcha diaria, permitiendo que el conductor ponga los cinco sentidos en la carretera.

Según el Dr. Wolfgang Epple, Director of Research and Technology de Jaguar Land Rover, «el objetivo de esta tecnología de aprendizaje activo es minimizar las distracciones del conductor, lo que ayudará a reducir el riesgo de accidentes. Mostrar al conductor mientras conduce la información necesaria justo en el momento preciso reducirá tanto la distracción cognitiva como la necesidad de apartar la mirada de la carretera para consultar contactos de su teléfono, ajustar los retrovisores, regular la temperatura o la posición de los asientos».

«Hasta ahora, la mayor parte de la investigación sobre el aprendizaje activo en vehículos se había centrado únicamente en predicciones de tráfico o navegación. Como queríamos dar un significativo paso adelante, nuestro nuevo algoritmo de aprendizaje usa la información aprendida sobre el conductor para ofrecerle una experiencia totalmente personalizada que maximice el placer de la conducción», ha añadido

El vehículo inteligente reconocerá al conductor mediante su smartphone u otro dispositivo portátil y, para cuando abra la puerta del vehículo, ya se habrán ajustado a sus preferencias los retrovisores, el volante y los asientos. Además, el habitáculo se aclimatará a la temperatura deseada, previamente configurada, y será lo suficientemente inteligente para cambiarla si nieva o llueve.

A través de Smart Assistant, comprobará la agenda del día del conductor y preconfigurará la navegación según el tráfico para evitar atascos. Y predecirá su próximo destino en base a su agenda.

Sabrá el destino

El vehículo con aprendizaje activo también sabrá, por ejemplo, si el conductor se dirige al gimnasio, para lo que recordará si prefiere una determinada temperatura en su trayecto de ida y una diferente para refrescarse de vuelta a casa. Si el conductor siempre utiliza la función de masaje en un momento o lugar determinado durante un trayecto, el vehículo podrá preverlo del mismo modo.

En cambio, si lleva a los niños al colegio reconocerá a los distintos pasajeros y ofrecerá a cada uno sus opciones de infoentretenimiento preferidas. Además, el Smart Assistant, tras revisar la agenda personal del conductor, recordará antes de salir de casa que no olvide el equipamiento deportivo de sus hijos enviándole un aviso a su smartphone, pues será consciente de que asisten a un evento deportivo.

Si normalmente hace una llamada telefónica a una hora determinada o durante un trayecto en concreto, el vehículo lo predecirá y le ofrecerá realizarla. Si llega tarde a su siguiente cita, le sugerirá enviar un correo electrónico o llamar para avisar con una interacción mínima o nula por parte del conductor.

El vehículo con aprendizaje activo también será capaz de recordar el estilo de conducción de cada persona en función del estado del tráfico y en diferentes tipos de carreteras. Cuando el conductor active el control de crucero autoadaptativo (AACC) aplicará los ajustes de distancia y los perfiles de aceleración aprendidos para mayor comodidad de los pasajeros.

La experiencia personalizada no se limitaría al vehículo propiedad del conductor, sino que si alquila un Jaguar o un Land Rover inteligentes en el futuro reconocerán al conductor y a los pasajeros y les ofrecerán las mismas preferencias aprendidas por su propio vehículo.