Los europeos creen en la desaparición de gasolina y diésel
Eléctricos como el Renault ZOE poblarán nuestras calles y carreteras a medio y largo plazo.
según el «Observatorio Cetelem Auto 2014»

Los europeos creen en la desaparición de gasolina y diésel

Los consumidores europeos creen que, en los próximos diez años, los vehículos de gasolina y diésel habrán desaparecido prácticamente de la circulación y que su lugar los ocuparán los híbridos y los eléctricos, al mismo tiempo que se apostará más por el coche compartido o alquilado, según necesidades.

Actualizado:

Estos son algunos de los principales datos del «Observatorio Cetelem Auto 2014» del Grupo BNP Paribas y que se basa en 4.830 encuestas realizadas a consumidores de 8 países de Europa: Alemania, Francia, Italia, Portugal, España, Bélgica, Reino Unido y Turquía.

Según el estudio, realizado junto a la consultora BIPE, la crisis está cambiando a una «velocidad vertiginosa» los hábitos y tendencias de los consumidores europeos.

La primera conclusión a la que llegan los expertos tras analizar las respuestas es que el automóvil, en comparación con hace 20 años, ha dejado de ser un símbolo de éxito social (así lo afirmaban el 52% de los europeos y el 50% de los españoles), de considerarse un producto de lujo (el 48% y el 54% en cada caso) o de conllevar libertad (para el 37% en ambos casos).

Hoy en día, el 52% de los europeos y el 56% de los españoles dicen que el primer concepto que ligan al coche es el de libertad y después el de ahorro de tiempo (el 49% de los comunitarios y el 52% de españoles). El tercer puesto de la terna es diferente para unos y otros: el 45% de los comunitarios se decanta por los costes y el 52% de los españoles por verlo como medio de transporte.

Para los próximos 10 años, los españoles suben al primer lugar el concepto de producto innovador (lo asegura el 43%), al segundo el de medio de transporte (el 33%) y al tercero el de «un bien obsoleto» (el 32%). Los europeos prevén que se convierta en un simple medio de transporte (el 37%), dejan para el segundo lugar la innovación (el 35 por ciento) y los costes (el 33%) para el tercero.

A estas consideraciones han llegado tras apuntar al automóvil como la causa principal de la contaminación (algo más de 7 de cada 10 españoles, cuando en 2009 eran el 63% y casi 6 de cada 10 europeos). Los españoles (el 76%) y los italianos (el 67%) son los que más denuncian la responsabilidad contaminante.

Híbridos, eléctricos y biocombustibles

Por ello, pronostican que, en 2024, el 36% de los coches funcionarán con energía híbrida (gasolina o diésel en combinación con eléctrica), el 13% con eléctrica y el 10% con biocombustibles. Los españoles le otorgan más primacía al dominio de los híbridos (el 47% apuesta por ellos). Así, el 39% de ellos declara que el próximo coche que comprará será con motor híbrido, frente al 25 por ciento de nuestros vecinos

La consecuencia es que los coches impulsados sólo con derivados de la gasolina desaparecerán, lo que para el director comercial de la división de Cetelem Grupo BNP Paribas, Sergio Escudero, es una visión «demasiado optimista o radical».

Otro dato resaltado es que el 70% de los europeos opina que, en los últimos 10 años, los precios de los automóviles han subido, frente al 55% de los españoles, dato este último que achaca a las promociones de fabricantes y concesionarios.