El móvil es uno de los principales y más peligrosos motivos de distracción al volante.
El móvil es uno de los principales y más peligrosos motivos de distracción al volante.
el teléfono móvil, entre las principales causas de la siniestralidad

Distracciones, peligro letal

Actualizado:

«Una quinta parte del tiempo que pasamos al volante vamos distraídos de la carretera. Para evitar accidentes, recomendamos: mantener los ojos en la carretera, las manos en el volante y centrar la mente en la tarea de conducir», explica Christoph Lauterwasser, director general del Centro Tecnológico Allianz (AZT).

No sólo en un tercio de los accidentes las distracciones son un elemento importante. De hecho, en uno de cada diez accidentes, la distracción es la causa principal. Sin embargo, pese a la creencia de que las causas de distracción se encuentran fuera del vehículo, en verdad, la mayoría de las situaciones críticas provienen de "tareas secundarias" que realiza el conductor dentro del automóvil: recibir una llamada, mirar el GPS, escuchar música o tener una conversación intensa con un pasajero.

El móvil, la mayor distracción

El uso del teléfono móvil mientras se conduce es una tendencia al alza. Alrededor del 20% de los conductores afirma que escribe mensajes de texto o correos electrónicos mientras conduce, y el 30% lee ese tipo de mensajes, aunque, según los propios conductores, lo hacen sólo «rara vez o de vez en cuando».

Aun así, según el estudio de Allianz, los conductores que a veces usan el teléfono han tenido un accidente más a menudo en los últimos 3 años que aquellos que no lo usan (sin importar si el teléfono está conectado o no a un dispositivo manos libres). El riesgo de accidente aumenta entre 2 y 5 veces si el conductor utiliza el teléfono.

Apartar la mirada de la vía

No obstante, no es necesario ningún elemento físico para que los conductores desvíen su atención de la carretera: tres cuartas partes de los encuestados por Allianz admitien que a veces dejan vagar sus pensamientos, lo que aumenta el riesgo de accidente.

A 50 km/h se cubren 13,8 metros por segundo. Las miradas rápidas que se apartan de la carretera, duran entre uno y dos segundos. El tiempo de reacción media, una vez se ve el peligro, también es de un segundo. «El tiempo de reacción de un conductor se duplica o triplica cuando está distraído», concluye Christoph Lauterwasser. Así, un conductor a 50 km/h puede recorrer casi 30 metros sin darse cuenta siquiera de que se aproxima un peligro.

Los acompañantes juegan un importante papel a la hora de distraer al conductor. Los estudios han demostrado que conducir con bebés y niños pequeños conlleva una gran cantidad de contacto visual con ellos. En otros casos, son aparatos como el GPS los que distraen al conductor al introducir un destino en marcha. Y en otras, el conductor aparta la mirada de la carretera para agarrar objetos que se deslizan. Este pequeño gesto supone un incremento del 15% del tiempo que se deja de estar atento.

El coche como hogar

Entre un cuarto y un tercio de los encuestados afirma realizar actividades de cuidado personal mientras conducen, como arreglarse la corbata, cambiar de zapatos, maquillarse o ponerse las gafas de sol...

Cuando el conductor está ocupado con estas tareas pierde casi un 40% del tiempo y de la atención a la carretera. Estas actividades a las que a menudo no se les da importancia pueden triplicar el riesgo de accidente.

Sistemas de asistencia al conductor

El Centro Tecnológico Allianz advierte que soluciones tecnológicas como el asistente de frenada de emergencia o el de advertencia de distancia pueden ayudar en situaciones de conducción típicas, o al menos mitigar las consecuencias del accidente. Con todo, casi todas las distracciones no relacionadas con la conducción se pueden evitar si se planea cada trayecto con atención.

Allianz recomienda introducir la información en el navegador/GPS y seleccionar la emisora de radio antes de salir. Y de igual modo, desabrocharse la chaqueta, quitársela y ponerse el cinturón antes de encender el motor, así como dejar las bolsas de la compra en el maletero.

Por otra parte, elementos como las cajas negras telemáticas y los eCall (llamada de emergencia automática), será obligatorio para los vehículos nuevos a partir del 2015 en la Unión Europea.

En concreto, la Comisión Europea estima que el eCall tiene potencial para salvar 2.500 vidas al año en Europa cuando esté disponible en todos los vehículos, y reduciría la gravedad de las secuelas en los heridos por accidentes de tráfico entre un 10% y un 15% de los casos