Peugeot RCZ-R: el 1,6 litros más potente, para divertirse en carretera y en el circuito

Probamos en el circuito del Jarama el nuevo modelo de la división Peugeot Sport, que alcanza los 270 CV de potencia

Actualizado:

El circuito del Jarama ha sido el escenario elegido por Peugeot para presentarnos el nuevo RCZ-R. El coche nacía en el año 2007 como un «concept car», que finalmente era lanzado como vehículo de serie en 2010, para recibr una renovación en 2013.

Pero con esta nueva versión «R» que acaba de llegar al mercado el RCZ R se convierte en el coche de serie más potente de la historia de la marca, y en el coche de 1,6 litros. Que logra una mayor potencia, nada más y nada menos que 270 CV.. Acelera rápido, con un 0 a 100 km/h alcanzado en menos de seis segundos y destaca también por el trabajo realizado en cuanto a consumo y emisiones, con tan solo 145 g/km.

Con estas cifras iniciales podemos suponer que se nota el trabajo realizado en el coche por la división deportiva de Peugeot Sport, pero al mismo tiempo estamos hablando de un coche «razonable» en cuanto a la posibilidad de uso cotidiano.

El nuevo motor THP de 270 CV con sólo 1,6 l de cilindrada establece un récord de potencia específica en la categoría con casi 170 CV/l, una cifra que se convierte en una de las mejores para un motor de un coche de serie. El propulsor cumple además con la norma anticontaminación Euro 6.

El trabajo realizado en la aerodinámica ha permitido aumentar el apoyo trasero en 15 daN gracias a un nuevo alerón que favorece la estabilidad a alta velocidad, sin degradar la resistencia al avance.

La búsqueda de la ligereza ha sido otra de las premisas seguidas con el desarrollo de piezas específicas que han permitido ganar 17 kg en relación a un RCZ de 200 CV. Con un peso de 1.280 kg, el Peugeot RCZ R dispone, por tanto, de una relación peso/potencia de apenas 4,7 kg / CV.

Con sus arcos negro mate y faros con máscara oscura Titanio distinguen estética y funcionalmente al RCZ R, con unos atributos deportivos adicionales como su distancia al suelo rebajada en 10 mm y sus ruedas anchas de 19 pulgadas.

Sus llantas específicas, bi-tono diamantado / negro mate, con un diseño técnico y deportivo, están firmadas con el logo «R» fresado directamente en la aleación. Las llantas se han diseñado para albergar y optimizar la refrigeración de un sistema de frenado sobredimensionado, que incluye unas pinzas delanteras rojas firmadas por Peugeot Sport.

El gran alerón fijo, perfectamente integrado, garantiza mayor apoyo aerodinámico al tiempo que estira la carrocería hacia atrás. El difusor específico respeta el efecto liso que caracteriza la parte trasera del RCZ e integra dos imponentes salidas de escape cromadas y simétricas, símbolo de una línea de escape modificada en beneficio tanto de las prestaciones como de la sonoridad.

Antes de poder probar el coche en el circuito, Pierre Pauvert, jefe de producto RCZ de Peugeot fue el encargado de darnos a conocer en profundidad este coche, así como las cifras de ventas, que ya apuntan al éxito pese a estar hablando de una categoría con un público muy limitado, sobre todo en España. Según los datos de Peugeot, tan solo en Reino Unido se han vendido más de 300 unidades en dos semanas.

Han defendido además la fiabilidad del coche, un «heredero del 205 Turbo 16», garantizado para hacer más de 200.000 Km. Su producción, en la planta de Hérimoncourt, es de bajo volumen y con un elevado porcentaje de montaje manual, según Pauvert. Además el 100% de los motores se arrancan y comprueban antes de mandarlos a las plantas industriales. Es por eso que la producción a día de hoy es de solo 70 coches a la semana, con un objetivo de unos 1.000 coches al año, aunque «las ventas registradas solo en Reino Unido en dos semanas puede que hagan variar esta previsión».

El coche, ya a la venta en España, solo está disponible e un acabado, aunque tiene «prácticamente de todo», tanto para la conducción en el día a día como para las recomendables incursiones en circuitos. Solo podemos elegir como opción el techo en fibra de carbono y el color y tipo de pintura. Y todo ello con un precio de catálogo, es decir, sin aplicar ningún tipo de descuento ni promoción, de 42.900 euros, lo que lo convierte en una seria alternativa a convertirse en nuestro «coche de capricho y algo más».

Su uso en el día a día y las sensaciones al volante en pista las comentaremos en los próximos días, ya que es uno de los coches que en breve vamos a probar a fondo.