Madrid - Distritos

Rebelión vecinal contra una nueva calle que une M-30 y M-40 con Delicias

Una asociación de vecinos recoge 1.300 firmas en contra de esa nueva calle que planea el Ayuntamiento

Un total de 1.300 vecinos han firmado contra la construcción de una nueva calle, que facilitaría el acceso de la M-30 y M-40 con los terrenos de la antigua estación de Delicias. El Ayuntamiento de Madrid tiene en proyecto sustituir la pasarela peatonal que conecta los barrios de Los Puertos y Los Metales, en Arganzuela, por una nueva calle. Pero muchos vecinos del barrio, organizados por la asociación Nuevo Legazpi, no están de acuerdo.

Estos residentes creen que sería mejor mejorar la pasarela que une el barrio con los colegios de referencia y con el parque Tierno Galván, Madrid Río y el Manzanares, ensanchándola, mejorando su iluminación y sustituyendo la barandilla actual por otra más segura.

«La zona -lamenta la asociación- ya está muy castigada por el ruido y la contaminación ambiental que provocan los coches de la M-30, el tráfico de la avenida del Planetario, la línea de Cercanías C5 y por la chimenea situada a menos de 20 metros de la pasarela peatonal que expulsa los gases de los miles de coches que utilizan esos túneles diariamente, una situación que agravaría más aún la construcción de esta nueva calle».

Consideran que la construcción de esta vía, que conectará las calles Bronce y Puerto de Béjar, llenará el barrio del tráfico procedente de las grandes vías de circunvalación, y además «se llevará por delante las canchas de fútbol de la calle Puerto de Béjar, varias zonas verdes y un parque infantil». Pero una de las cuestiones que más inquieta a la asociación es que pasará por delante de una guardería y que cortará el paso entre el colegio y el instituto Tirso de Molina, muy transitado por el alumnado de ambos centros educativos.

Toda la actualidad en portada

comentarios