Antonio Mingote, para siempre en el Parque del Retiro de Madrid

Alicia Huertas es la ganadora del concurso para erigir allí un monumento al genial dibujante de ABC

Actualizado:

El proyecto de la madrileña Alicia Huertas ha sido elegido ganador del concurso que el Área de Las Artes, Deportes y Turismo del Ayuntamiento abrió el pasado mayo para erigir un monumento al dibujante, escritor, periodista y académico de la lengua Antonio Mingote en el Parque del Retiro. El jurado estaba compuesto por representantes de distintas áreas del Ayuntamiento de Madrid y de instituciones vinculadas a las artes, artistas y miembros de colectivos artísticos, y un representante de la familia del homenajeado.

La ganadora es una artista acreditada con más de veinte años de trayectoria, licenciada en Escultura con Medalla de Honor en Modelado, Relieves y Medallas, especializada en la figura y el rostro humano, y que además tuvo la oportunidad de conocer al genio en persona y mantener una cordial relación con su familia. «Pensé que debía hacerse un monumento en su honor poco después de que él falleciera», explica Huertas. «Y también la idea de que ese monumento estuviera en El Retiro, una de sus mayores fuentes de inspiración. Era su paseo diario, su recreo, su caminar, su encontrarse con la gente…».

Como dice Huertas, Mingote siempre tuvo una relación muy especial con el Retiro, del que era Alcalde de Honor, de ahí el lugar elegido por el Ayuntamiento, y de ahí el requisito del concurso que obligaba a tener en cuenta los valores histórico-artísticos y ambientales del Parque, así como la facilidad de mantenimiento. «Por supuesto, los he tenido en cuenta», asegura Huertas. «Estoy utilizando bronce de la más alta calidad, y soy de una escuela clásica que no gusta de la excesiva ampulosidad. Además yo soy madrileña, creo que El Retiro es uno de los parajes más bellos que tenemos, y por eso sé que hacer un homenaje en su interior no puede olvidarse de algo tan fundamental como la integración con el entorno».

Cinco meses

A partir de ahora, Huertas tendrá un plazo de unos cinco meses para colocar su monumento (que tendrá unos dos metros de altura) en el lugar seleccionado por el Consistorio, un parterre cercano al quiosco de música y a la estación de metro de Retiro, decorada con los personajes del dibujante catalán. «Me dará tiempo a terminarlo –dice Huertas–, pero la verdad es que me gustaría que alargaran un poco el plazo, para definir lo mejor posible una obra tan importante como esta».

Además, Huertas emplearía ese tiempo «en hablar con el entorno de Mingote, amigos y familiares como su íntimo Ángel Manuel García, relojero de la Sal, o su mujer Isabel Vigiola, para recoger sus emociones, sus recuerdos, e intentar plasmarlos también en la escultura. Me gusta contagiarme de la sensibilidad de la gente para empaparme de ella y transmitirla. La composición la tengo clara, pero el gesto final, la mirada, pueden mejorar mucho siguiendo este proceso».

Para Huertas, este honor que le concede el Ayuntamiento «es algo que no se puede agradecer con palabras», porque Mingote «no sólo era un gran dibujante, era un personaje humano, cercano, cariñoso. Le conocí hace unos tres o cuatro años, y cuando vio mi trabajo tuvo palabras de mucho aliento, decía que sería una gran escultora. Ahora, con este proyecto quiero expresar lo que sentía por él, no podría hacerle un homenaje mejor. Estoy muy emocionada».