Vídeo

Así fue el espectacular incendio del edificio «okupa» de Lavapiés

Los antisistema fueron salvados por los policías a los que llaman bastardos

Edificio «okupa» en llamas en la calle Jesús y María de Lavapiés - ABC
BLANCA PUIG DE LA BELLACASA - abc_madrid - Madrid - Actualizado: Guardado en: Madrid

Cinco personas (tres «okupas» y dos policías municipales) se salvaron ayer de milagro tras incendiarse la segunda planta del edificio usurpado en el número 15 de la calle de Jesús y María, en el barrio de Lavapiés. El siniestro ocurrió a las once menos diez de la mañana, como consecuencia de la explosión de una botella de gas butano.

Los antisistema, que se encontraban durmiendo en el tercer piso en el momento del suceso, comenzaron a alertar a los vecinos pidiéndoles que llamasen a la Policía. Antes de que llegaran las cinco dotaciones de bomberos que sofocaron las llamas, una funcionaria del Cuerpo local comenzó a dar patadas a la puerta. Cargaba un extintor y entró con otro compañero, tratando de extinguir el fuego. «¡Vaya huevos tienes, jefe!» respondieron los jóvenes a la acción de las autoridades. Sorprenden estas palabras, ya que en la fachada del edificio se pueden observar pintadas las siglas A.C.A.B («All cops are bastards»), que traducidas al español significan «Todos los polis son unos bastardos».

Efectivos del Samur-Protección Civil instalaron un hospital de campaña, entre las calles de la Espada y de Juanelo, donde atendieron a todos los heridos suministrándoles oxígeno, informó Emergencias Madrid. «Era una crónica anunciada», relataba una de las vecinas, perteneciente a la plataforma del barrio de Lavapiés. «Los okupas no tienen capacidad de cuidar ni de llevar a cargo un edificio. Suelen estar drogados y al final pasan las cosas que pasan». Lamentan lo ocurrido pero admiten que, «al menos, no ha sucedido en una comunidad donde habita gente de manera legal, porque hubiera supuesto quedarse sin casa, sin nada. Ellos no han perdido nada porque no es suyo».

Como adelantó ABC esta semana, los vecinos han denunciado en numerosas ocasiones el peligro que suponen la multitud de edificios «okupados», tanto por su integridad personal como por la falta de salubridad, las plagas de cucarachas y chinches. Tras lo ocurrido ayer, recuerdan el riesgo que supone también para sus viviendas: «Cualquier día nos quedamos sin casa», lamentaba una residente.

Habitaciones por 5 euros

Aunque la plataforma explicaba en un comunicado que el inmueble pertenecía al Ayuntamiento por «impagos acumulados de impuestos», fuentes municipales desmintieron y afirmaron que se trata de una propiedad privada. Los vecinos aseguraron que en 2014 el edificio fue declarado en ruinas, y el Ayuntamiento rehabilitó el tejado y apuntalaron partes del edificio «en riesgo de derrumbe». Tras ello, se produjo la llegada de los antisistema. Aunque sea un edificio «okupado», miembros de la plataforma aseguran que los usurpadores han llegado a alquilar las habitaciones por 5 euros las interiores y por 10 las exteriores.

Cuando se personaba la Policía por el exceso de ruidos nocturnos, paraban. Pero, en cuanto se iban, «volvían a las mismas, incluso, llegaron a vacilar a los agentes, invitándoles a unirse a la juerga».

Toda la actualidad en portada

comentarios