Un sereno, en 1959, en la Plaza de Santa Cruz de Madrid
Un sereno, en 1959, en la Plaza de Santa Cruz de Madrid - abc
curiosidades de madrid

¿Cuál era la verdadera labor que cumplían los serenos en Madrid?

Actualizado:

Se desconoce cuándo se estableció el servicio de serenos nocturnos del Madrid de antes. Pero esta figura supone, sin duda, una curiosidad muy interesante. Sin embargo, pese a que ya no exista, fue en su momento, una figura destacada.

El cuerpo de serenos no nació con el fin de salvaguardar a los ciudadanos, como comúnmente se piensa, sino más bien para encender, apagar y mantener los faroles en óptimo estado. Su misión principal consistía en resguardar los citados elementos y evitar que los gamberros los destrozasen.

Un trabajo que se remonta a 1765, cuando Carlos III liberó a la población de la obligación de cuidar los faroles, que previamente mandó colocar en las calles.

Avisos obligados

Ellos desempeñaban otra función; la de avisar al vecindario del tiempo con un canto similar a «sereno», «lluvioso», junto a la hora correspondiente. Así, cualquier persona solo tenía que gritar «sereno» y este le indicaba si le hacía falta coger el paraguas.

Sin embargo, este cargo requería cumplir con una serie de requisitos: tener 20 años cumplidos, medir -como mínimo- cinco pies de altura, clara voz, robustez y agilidad además de no haber sido procesados por embriaguez o camorrismo.

Los serenos también fueron los encargados de tener las llaves de los portales para poder abrir a los vecinos que llegaban tarde a sus hogares. Ellos respondían con un «va» después de llamarles al grito de «sereno» y/o con palmadas. Pese a todo, desaparecieron en el año 1977.