«Alfon», durante una de las sesiones del juicio ante la Audiencia Provincial
«Alfon», durante una de las sesiones del juicio ante la Audiencia Provincial - ángel navarrete

«Alfon» entrará en la cárcel tras confirmar el Supremo que llevó explosivos el 14N

Esta condena se sumaba a otra que le impuso un juez de lo Penal por un delito de resistencia a la autoridad que cometió el 19 de junio de 2012

Actualizado:

ElTribunal Supremo(TS) ha ratificado la condena a 4 años de cárcel impuesta por la Audiencia de Madrid a Alfonso Fernández Ortega, conocido como «Alfon», por llevar un artefacto explosivo oculto en una mochila el día de la huelga general del 14 de noviembre de 2012, han informado fuentes jurídicas.

En una audiencia cerrada, los magistrados han deliberado en las últimas horas sobre el recurso contra la sentencia dictada ya hace más de un año. Como el Alto Tribunal ha mantenido la pena, «Alfon» deberá ingresar en prisión. Esta condena se sumaba a otra que le impuso un juez de lo Penal por un delito de resistencia a la autoridad que cometió el 19 de junio de 2012.

Artefacto explosivo casero

Los magistrados de la Sección 30 de la Audiencia madrileña imponen al joven una pena de cuatro años de prisión por un delito de tenencia de sustancias explosivas, delito recogido en el artículo 568 del Código Penal. La Fiscalía solicitó en el juicio una condena de cinco años y seis meses de cárcel.

Según el fiscal, el acusado se encontraba ese día en las proximidades de la avenida de Buenos Aires de Madrid portando una bolsa de plástico de gran tamaño, en cuyo interior había un artefacto explosivo de fabricación casera.

En el juicio, Alfon denunció que la Policía le amenazó con imputarle tenencia de explosivos si no identificaba fotográficamente amiembros de los bukaneros, una de las peñas del Club deportivo Rayo Vallecano, u otros jóvenes de grupos antifascistas.

El procesado relató entonces que el 14 de noviembre de 2012 se dirigió a casa de su tío Alfredo para más tarde acudir a un piquete informativo de la huelga para «realizar labores de información». Cuando se encontraba en la Avenida de Buenos Aires, un dispositivo policial le detuvo.

En contra de la versión de los agentes, negó que tanto él como sus acompañantes portaran ninguna bolsa y explicó que fueron los policías quienes les exhibieron la mochila en el momento de la detención.

Numerosos antecedentes

Siendo menor, en 2009, fue detenido en Cádiz por un atraco, cuyas víctimas le reconocieron como el supuesto autor. Se acordó contra él una orden de alejamiento de 200 metros sobre sus víctimas y le imputó los delitos de robo con violencia, agresión sexual, falta de lesiones, injurias y amenazas.

El 4 de octubre de 2009, tomó parte en un hecho similar contra los hinchas del Betis, en la avenida de la Albufera. El 23 de noviembre, con otros 45 «Bukaneros», se enfrentó violentamente a los aficionados de la Unión Deportiva Las Palmas, en la ciudad canaria, por lo que también existen diligencias policiales.

Uno de los capítulos de esta índole más graves tuvo lugar el 7 de marzo de 2010, en Sevilla. Decenas de hinchas del Rayo, incluido «Alfon», se enfrentaron a los «Supporters» del Betis. A los primeros se les intervinieron 15 palos de madera, 27 cascos de moto y ocho bengalas de mano. El 24 de septiembre de 2011, 182 «Bukaneros» se acercaron al Santiago Bernabéu, y agredieron a decenas de «Ultra Sur» antes de un partido, en el bar que frecuentan éstos.

El 4 de diciembre de ese año, «Alfon» es identificado y sancionado por la Ley del Deporte. Se le considera uno de los radicales más activos en una pelea en los aledaños del Calderón: 140 radicales del Rayo la emprendieron contra los «colchoneros» al grito de «¡Indios, hijos de puta!», «Fascistas» y «Vamos a matar a los del Frente».

Cabe recurso de súplica

En auto fechado ayer, la Sección 30 de la Audiencia ordena que «a la mayor brevedad se proceda a adoptar las disposiciones oportunas para su detención e ingreso en prisión», al considerarse probado que durante la jornada de huelga llevaba una mochila con un artefacto casero que podía causar daños. El escrito será trasladado a la Audiencia Provincial para que dicte la sentencia de ingreso en prisión, en un plazo que podría extenderse quince días.

Por este motivo, añade, se declara firme la sentencia y se ejecuta acordando la detención e ingreso en prisión mediante las «oportunas ordenes a la Dirección General de la Policía y Guardia Civil». Para tal fin se facilitaran los domicilios que consten en la causa, agrega. Con todo, los magistrados recuerdan que contra esta decisión cabe recurso de súplica en el plazo de tres días, a contar desde la última notificación practicada a las partes personadas.