Vibrador de acero inoxidable o bañado en oro que se vende por 12.000 euros
Vibrador de acero inoxidable o bañado en oro que se vende por 12.000 euros - la juguetería

Orgasmos de 12.000 euros

Algunas tiendas eróticas madrileñas ofrecen este vibrador de acero inoxidable, bañado en oro, a este precio. Sus compradores, ni un español. Solo rusos y del mundo árabe, informan

Actualizado:

12.000 euros es lo que se gasta de media una familia en pagar el alquiler o la hipoteca de su casa a lo largo del año. O lo que cuesta comprar un vehículo básico. 12.000 euros también es lo que vale un consolador de lujo. Que sí: 12.000 euros. El aparato no está forrado de diamantes ni siquiera es de ningún metal precioso. Es de acero quirúrgico -para evitar alergias- y bañado en oro de 18 quilates. Es, como lo definen, un placer elegante. Y tiene compradores, aunque ninguno español, al menos en Madrid. Dicen las tiendas que lo ofertan que los interesados proceden de Rusia y los países árabes.

Se llama Inez y se vende algunos establecimientos eróticos madrileños. En Lolatoys reconocen que no han dado salida a ni uno de estos aparatos de 17 centímetros y potente vibrador desde que han abierto su tienda en la calle Mayor (2010). «Ha habido interesados. Sobre todo gente de fuera, de Emiratos Árabes y Arabia Saudita, pero ninguno lo ha comprado», informa Jorge Fernández, el dueño de esta empresa. Fernández considera que es difícil de vender, sobre todo porque la marca a la que pertenece, Lelo, lo promociona en su web.

Desde Lelo informan de que Inez pertenece a la línea de alto lujo. «Ciertamente, es un producto comprado principalmente por clientes con alto poder adquisitivo como rusos, árabes y chinos. Entre nuestros clientes más famosos se encuentran Victoria Beckham y Beyoncé», revelan

A exclusivos puertos marítimos

«Sí hay rusos que vienen y cogen souvenires sexuales de los que te hacen sentir como una verdadera reina y que en ocasiones, desde lajugueteria.com hemos enviado paquetes a sorprendentes direcciones postales en exclusivos puertos marítimos, donde sólo entregamos las más suculentas propuestas, de los mejores juguetes eróticos del mundo», informa Max Rekarte, uno de los propietarios de La Juguetería.

Rekarte detalla que, a veces, el tipo de comprador de productos eróticos de lujo es en ocasiones sorprendente: «Todos pensamos en el Sr. Grey, en ricos rusos y en atrevidos jeques que disfrutan del máximo lujo en cuanto a juguetes en harenes llenos de fantasía y lujuria. Pero en ocasiones sorprende que quien menos lo aparenta y quien menos te lo esperas es quien realmente quiere dejar con la boca abierta a su pareja o hacer que un aniversario de los que sólo se da una vez en la vida»

Robo del vibrador

Una de las anécdotas más conocidas de este lujoso vibrador, cuentan desde La Juguetería, es el caso de su robo de una boutique erótica de Brasil hace unos años, donde el ladrón amarró a la dependienta de dicho comercio, cogió el dinero de la caja y echó mano de lo que vio que tuviese el precio más elevado. Pero por desconocimiento o premura, no se llevó el cargador de dicho juguete, «así que sólo le proporcionaría dos horas de verdadero placer a quien fuese la afortunada dueña de su botín y si se le cruzó por la cabeza el fundirlo para hacer joyería, quizás no observó que era bañado en oro y el esqueleto de su cuerpo era fabricado en acero quirúrgico», dicen con sorna.