El condenado
El condenado - la sexta

Un entrenador acusado de abuso a menores acepta una pena de cárcel de 26 años

Actualizado:

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Madrid ha aceptado el acuerdo de conformidad que en la primera sesión del juicio han alcanzado hoy el Ministerio Público, las partes personadas y Emilio Montero Hortelano, un entrenador de fútbol acusado de la comisión de un delito de abuso sexual a un menor de trece años, de seis delitos continuados de abuso sexual, de dos delitos de abuso sexual, de cinco delitos de corrupción de menores y de otros dos delitos más de abuso sexual en diferentes grados.

El procesado ha reconocido la totalidad de los hechos que se le imputaban y ha aceptado una condena de 26 años, seis meses y once días de prisión, algo menos de los 36 años y nueve meses de cárcel que solicitaba para él la Fiscalía.

Emilio M. H. ha reconocido que en el transcurso de la temporada deportiva 2012-2013, mientras prestaba sus servicios como entrenador en el club de fútbol Lugo-Fuenlabrada, con ocasión de acercarse a los menores de edad con los que se relacionaba, bien por ser entrenador de su grupo o de entrenamientos esporádicos o torneos deportivos, con la finalidad de procurarse satisfacción sexual, realizó diversos tocamientos a varios jóvenes, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Los hechos

Así, a uno de ellos, mientras estaba lesionado, le acarició de forma libidinosa los glúteos, pese a la oposición del menor; a otro, aprovechando que dormían en la misma cama una de las noches, le tocó el muslo y los glúteos, y con igual ánimo, a la noche siguiente le tocó la zona genital conminándole a que le acariciara también a él. Esta operación volvió a repetirla con posterioridad.

A otro menor, sirviéndose de la relación de confianza que mantenían, le invitó en varias ocasiones a su casa donde, también con ánimo libidinoso, hasta en seis ocasiones le tocó los glúteos y los muslos, llegando a masturbarle en dos ocasiones. En otro caso, tocó y masturbó a otro niño también en su casa, actuación que llevó a cabo con otro menor, al que después de masturbarle, también en su casa, dio besos en la mejilla mientras le decía «quiéreme». Todos estos comportamientos los reprodujo con otros tres menores más.

Excursión a prostíbulos

Además, sirviéndose de su condición de entrenador, en al menos cinco ocasiones, también durante la temporada 2012-2013, incitó a cuatro menores a acudir a lugares frecuentados por prostitutas. Los llevó en su coche y esperó allí dentro a que los jóvenes mantuvieran relaciones sexuales con ellas. Al menos en una ocasión abonó el servicio. El acusado cumple prisión provisional comunicada y sin fianza por estos hechos desde agosto de 2013.

«Ahora nos sentimos tranquilos después de todo lo que ha ocurrido. Hubo gran inquietud entre los padres, sobre todo con el tema vestuarios y duchas», afirma. José Luis Núñez, director deportivo del club.

El presidente del equipo, Braulio Gómez se siente «indignado totalmente» después de conocer la condena para el exentrenador. «No se actualizan las leyes ni se cambia nada. Siguen estando muy impunes trabajando, no solo en temas deportivos. A ver cuándo nos dedicamos a intentar cambiar esas leyes en vez de preocuparnos de tanto robar y lucrarnos. De qué nos sirve esa pena si luego sale pronto. Hay que evitarlo con más medios. Hacer test psicológicos anuales», ha manifestado.