Una gran rama, caída sobre un vehículo en el distrito madrileño de Villaverde
Una gran rama, caída sobre un vehículo en el distrito madrileño de Villaverde - abc

Catorce meses de denuncias por los árboles en Carabanchel

Actualizado:

Catorce meses de denuncias continuadas sobre el mal estado de mantenimiento de los árboles en Carabanchel y UPyD, sin resultados. Así lo critican los vocales de la formación magenta en el distrito, Carlos Domingo y Daniel Gómez: desde julio de 2013 están planteando preguntas e iniciativas sobre el estado del arbolado en calles concretas, sin conseguir acciones concretas de mejora.

Según su relato, en julio de 2013 se quejaron de la situación de los árboles de la Colonia de la Prensa. La iniciativa para su mejora se aprobó pero «a octubre de 2014 aún no se ha procedido a la poda de los árboles en la zona», critican.

En noviembre de 2013, fueron los olmos afectados por el insecto galeruca en el distrito el objeto de sus preguntas: se denunció que el problema se daba en la plaza Poeta Rioja, calle Fragata 30, calle Alegría y calle Puerta Bonita. En el pleno del distrito, el PP «negó la existencia de los problemas» pese a que UPyD presentó fotografías que lo explicitaban. En este caso, reconocen que días después del pleno se procedió a podar algunos árboles e incluso a talar un ejemplar.

En enero de este año, UPyD llevó otra iniciativa relacionada con árboles, en este caso los de la avenida de Abrantes números 88 a 94: había una zona peatonal inaccesible a los ciudadanos porque las ramas no habían sido podadas. La iniciativa se aprobó y se ejecutó, pero en este caso la crítica se refiere a la «falta de vigilancia» sobre el estado de las calles.

Seis meses después, en junio de 2014, se solicitaban trabajos de mantenimiento en los ejemplares situados en las calles Castro de Oro, Gorrión y Vía Carpetana, algo que se rechazó. «A día de hoy, los árboles de Castro de Oro siguen sobredimensionados, sin podar, con una inclinación notable y es factible que alguna de sus ramas se rompa», señalan los vocales. Y en la calle Gorrión, «los vecinos siguen comiéndose las ramas por estar situadas en sus terrazas».

El pasado mes de septiembre, en el pleno del distrito, se preguntó de nuevo por la acción de la plaga de galeruca en los olmos del distrito. Se citaban calles concretas donde era necesario actuar por ser más visibles los efectos nocivos de este insecto sobre los ejemplares. La iniciativa no fue aprobada por el PP.

El día 16 de septiembre cayó un árbol en la calle Marqués de Jurarreal, aunque sin provocar afortunadamente ningún daño. Un mes después, el 15 de octubre, cayó otro árbol en la misma calle, causando daños en un vehículo aparcado.