Foto de archivo de un coche pasando la ITV en Madrid
Foto de archivo de un coche pasando la ITV en Madrid - ángel de antonio
economía

Más inspecciones de «coches espía» para evitar la picaresca en las ITV

Actualizado:

Guerra a las ITV fraudulentas. Se acabaron los chanchullos y la picaresca a la hora de revisar el estado de un vehículo. La Comunidad de Madrid pondrá en marcha, a partir de 2015, una intensa campaña para garantizar el correcto funcionamiento de las estaciones. ¿Cómo? Habrá «coches espía», compinchados con Industria, que pasarán una segunda revisión. Si en la primera se ha perdonado un fallo, no caben disculpas. El año pasado, sin una campaña tan vigilante, ya se abrieron 11 expedientes sancionadores. Las multas llegaron a los 78.000 euros.

La liberalización del sector de las ITV en 2009 ha provocado un aumento de las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV). En la región madrileña se ha pasado de 17 a 55. Ello ha provocado un repunte de la «benevolencia» a la hora de inspeccionar vehículos. A mayor número de estaciones, menor flujo de clientes. Cuando se corre la voz de que una ITV hace la vista gorda más que otra, se forman en ella colas de hasta dos y tres horas.

La nueva campaña «inspeccionar las inspecciones» de la Comunidad de Madrid —a través de su Dirección General de Industria, Energía Minas de la Consejería de Economía y Hacienda— pondrá todo su empeño en comprobar que las IVT detectan todos los defectos existentes en los vehículos: «Irse de rositas en malas condiciones es un riesgo para la seguridad vial y pone en peligro a otros conductores», señalan fuentes autonómicas.

Compinchados

Como es lógico, las ITV desconocen que hay un «coche espía» en la fila y que dentro va un inspector. Tampoco el día y la hora elegidos para la «prueba del algodón». El propietario del vehículo sí sabe que el inspector le acompaña para realizar la comprobación.

Durante las inspecciones se seleccionarán diversos vehículos que, habiendo superado ya la ITV, serán revisados nuevamente en presencia de los citados inspectores de Industria. Unos podrán tener fallos y otros no. Ahí quedará demostrada la rigurosidad de la estación que ha realizado la prueba.

En caso de detectarse que las estaciones de ITV no comprueban correctamente los vehículos y emiten informes que no se ajustan a la realidad sobre el estado del automóvil, el inspector incoará el correspodiente procedimiento sancionador.

La liberalización del sector ha abierto un abanico de posibilidades para las ITV. Se ha pasado de 17 estaciones con 69 líneas de inspección a las 58 actuales con 194 líneas. Las tarifas están totalmente liberalizadas.

Los técnicos de Industria apuntan que esa competencia «no debe mermar la calidad de las inspecciones». Por eso, desde el momento de la liberalización, la Consejería de Economía y Hacienda intensificó las inspecciones de las ITV a base de supervisión presencial o inspección documental de expedientes de inspecciones no periódicas, mediante los datos enviados por las propias estaciones en tiempo real al Archivo General de Vehículos y, también, a través de inspecciones con vehículos camuflados.

1,6 millones de inspecciones

El Gobierno regional dispone de sistemas de control que permiten conocer en tiempo real el porcentaje de vehículos que pasan la ITV o son rechazados, cúantos de sus defectos se están corrigiendo y en cuánto tiempo.

Más de 1,6 millones de vehículos realizadon en 2013 la revisión técnica periódica en las ITV de la Comunidad de Madrid.

Principales fallos