Un «pegamento ecológico» para conservar las vías pecuarias de la Comunidad de Madrid

Actualizado:

La Comunidad de Madrid está desarrollando una prueba piloto con polímero transparente, una especie de «pegamento ecológico», para aislar un tramo de vía pecuaria en la localidad de Pozuelo de Alarcón con el objetivo de favorecer su conservación y reducir los gastos asociados a su mantenimiento.

El director general de Evaluación Ambiental madrileño, Mariano González, ha visitado este martes los trabajos de impermeabilización y sellado en la Vereda del Camino de la Carrera, dentro de la Senda de las Merinas, que podría extenderse a otros tramos de la región afectados por un uso intenso. Ese producto, asegura la Consejería de Medio Ambiente en una nota, es respetuoso con el medio natural, sella y compacta el terreno y evita su reblandecimiento.

De esta manera se refuerza la estructura del terreno y se minimiza la aparición de baches o deformaciones del terreno al dotarlo de mayor resistencia a la compresión y reducir su permeabilidad, añade. Los técnicos han destacado el carácter no contaminante del «pegamento» y que su utilización es «más barata» que el asfaltado.

Inversión de 10 millones

González ha recalcado que la Comunidad es la región con mayor número de vías pecuarias (más de 1.700) y kilómetros (más de 4.000), por lo que además de «facilitar la funcionalidad propia de estas infraestructuras –ganadero y agropecuario–, que son de dominio público, también facilita usos alternativos y complementarios como son los vinculados al ocio, al cicloturismo, turismo ecuestre y otros usos que son perfectamente compatibles, y que permiten el conocimiento de esta importante Red».

Ese tramo de la Vereda, de unos 80 metros, forma parte del denominado Corredor Casa de Campo-Sierra de Guadarrama –de 53 kilómetros de longitud–, que arranca en las tapias de la Casa de Campo y acaba en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, y sirve de enlace entre el área metropolitana y el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama.

El Gobierno regional ha invertido desde 2008 cerca de 10 millones de euros para la conservación, protección, mantenimiento y promoción de las vías pecuarias, acondicionando unos 120 kilómetros de estas vías al año, según datos de la consejería.