Vídeo: Escucha cómo se han cantado los premios de este año - ATLAS

¿Por qué los premios de la Lotería del Niño no se cantan igual que los del Gordo de Navidad?

La voz de los niños de San Ildefonso se espera, cada 21 de diciembre y 6 de enero, con ilusión desbordante en hogares, cafés y oficinas

MADRIDActualizado:

La voz de los niño de San Ildefonso se espera cada 22 de diciembre, con motivo del sorteo de la Lotería de Navidad, como el café de cada mañana. No hay nada que se asocie más al reparto de premios como el canto de estos niños que llevan dándolo «música» al Gordo desde 1771. Pero también son protagonistas en la Lotería del Niño.

Comprueba si has sido premiado en la Lotería del Niño.

Sin embargo, la forma de cantar los premios es completamente distinta a la del Gordo. En la Lotería de Navidad de 2017, Aya Ben Hamdouch, se llevó buena parte de los aplausos por entonar el «mil euros» como si fuese un «do sostenido». No hubo casos como el de Aya en la Lotería del Niño 2018. Y, si se compara con otros años, es difícil encontrarlos.

La forma de cantar los premios de la Lotería del Niño tiene menos «jolgorio» que la del Gordo. Sin embargo, la ilusión es la misma.

Los niños de San Ildefonso empiezan a entranar meses antes de la Lotería de Navidad. Los protagonistas de los sorteos comenzaron a realizar ejercicios de voz, un método ya asentado que, sin embargo, no siempre se llevó a cabo con tanta planificación. «Nosotros sólo ensayábamos la noche anterior al sorteo, que era un momento de un poco de juerga entre todos», confesaba a ABC Fernando Vázquez, un ex alumno del colegio San Ildefonso que, además, cantó el Gordo en el año 1954.

Honras fúnebres

Mayor o menor preparación, otro dato curioso y poco conocido es que antes de cantar la Lotería, los niños de San Ildefonso cantaban honras fúnebres. Esta institución albergaba niños huérfanos y mendigos en las calles.

Cantar ha supuesto siempre para ellos una forma de subsistir. De hecho, en sus inicios, a los que allí vivían los llamaban niños de la doctrina porque se dedicaban a propagar el Evangelio en las calles.

Después de ello, las autoridades propusieron que cantaran salmos en las honras fúnebres de personalidades famosas.