Una lotera coloca décimos de la Lotería del Niño en Córdoba
Una lotera coloca décimos de la Lotería del Niño en Córdoba - VALERIO MERINO

La Lotería del Niño: una inversión del reintegro del sorteo de Navidad

Aunque las ventas son menores, las administraciones consideran que los compradores confían más en El Niño

MadridActualizado:

Una vez pasado el sorteo de la Lotería de Navidad del 22 de diciembre, llega una segunda oportunidad para todos aquellos que no han tenido suerte: la Lotería del Niño. Aunque este sorteo no parece contar la misma popularidad que el de Navidad, los españoles suelen gastar alrededor de 45 euros de media, lo que supone algo más de dos décimos por persona.

Muchas de las ventas que las administraciones realizan durante estos días de décimos para el sorteo de la Lotería del Niño son, en realidad, intercambios por décimos de la Lotería de Navidad del 22 de diciembre premiados con el reintegro. «Alrededor de 50% de las personas que han obtenido premio en el sorteo del 22 de diciembre han cambiado el décimo por uno para el del Niño», explican desde la administración La Bruixa de Drap de Barcelona.

Esta tendencia también la perciben en Loterías Perolo, en San Pedro del Pinatar (Murcia), quienes repartieron varios premios el pasado 22 de diciembre. «En nuestro caso, y después de dar tres premios mayores en el sorteo de Navidad, un cuarto y dos quintos premios y al haber repartido más de 1.700.000 €, la afluencia de público que cambia sus decimos y confían en nosotros ha aumentado considerablemente», explica, que además sitúa el porcentaje en el 40 por ciento.

La confianza en el sorteo de Lotería del Niño es, a juicio de los vendedores, mayor que en el del 22 de diciembre, pese a que las ventas sean menores. Desde la administración madrileña de lotería La Cruz aseguran que este hecho se debe a que «El Niño tiene más premios, pero el sorteo de Navidad es la tradición».

En la bajada de las ventas respecto al sorteo de la Lotería de Navidad influye también que las empresas no suelen participar, al contrario de lo que ocurre el 22 de diciembre. «La verdad que el sorteo de Navidad es para mí el sorteo de la amistad por los intercambios entre familas, amigos, compañeros de trabajo, etc., y es muy especial. El del niño, siendo también especial es el de la ilusión, pero a nivel personal. Las cifras lo indican todo. La proporción de ventas no tiene comparación. En navidad hay 165 series por número y en El Niño hay 45 series, lo que indica la proporción de venta», cuentan desde La Bruixa de Drap.

El período de tiempo y la publicidad resulta clave también en la diferencia de ventas entre el 22 de diciembre y El Niño. Desde Lotería Uno de Madrid consideran que este hecho es algo normal: «Es lógico, ya que la venta del Sorteo de Navidad se viene produciendo desde el verano, mientras que las del Niño se realiza en un par de semanas».