Sergio Martín, propietario de una Administración de lotería de la calle Orense, celebra un cuarto premio de la Lotería de Navidad en 2015
Sergio Martín, propietario de una Administración de lotería de la calle Orense, celebra un cuarto premio de la Lotería de Navidad en 2015 - Isabel B. Permuy

La suerte del lotero: así repercute repartir premios de la Lotería de Navidad

Doña Manolita o La Bruja de Oro disfrutan de la gran popularidad y fama que les brinda haber repartido miles de euros en años pasados

MADRIDActualizado:

No solo los ciudadanos que acuden ilusionados a comprar sus décimos del Sorteo de Navidad a las administraciones de Lotería de toda España se sienten nerviosos ante la rifa que se celebrará el próximo 22 de diciembre. Los propios loteros, los encargados de vender esos boletos que pueden cambiar la vida de cualquiera, también aguardan esa fecha con emoción. Y es que ese día, si descubren que han vendido un premio, puede ser muy especial para ellos.

«Es lo que queremos todas las administraciones», explican desde Doña Manolita, una de las más famosas de España. Ubicada en el centro de Madrid, y con un largo recorrido histórico a sus espaldas, la administración se ha labrado la fama, justa, de ser una fuente de premios. «Es nuestro fin último. Doña Manolita está desde antes de la Guerra Civil española repartiendo premios», confirma la misma fuente, que explica, además, que no obtienen beneficios económicos: «Todas somos iguales y estamos en el mismo barco».

Sin ir más lejos, el año pasado, en 2016, Doña Manolita vendió un cuarto premio y cuatro de los quintos premios. En 2015, la suerte no alcanzó particularmente a esta Administración, que no tuvo más remedio que conformarse con la serie 3 de uno de los cuartos premios. Con independencia de ello, los miles de euros que sí que ha entregado a sus compradores en el pasado, la forma en la que ha cambiado sus vidas, sí que ha repercutido de una forma muy positiva en este negocio: con la fama creada a su alrededor.

Un caso similar es el de La Bruja de Oro. La Admnistración, que debe su popularidad sobre todo a la Lotería de Navidad y a los premios que ha repartido durante décadas, posee una gran fama y aprecio por parte de los participantes en el sorteo gracias a su pasado.