La discreción es la mejor virtud de un agraciado con el Gordo
La discreción es la mejor virtud de un agraciado con el Gordo - Inés Baucells

Lotería de Navidad¿Qué es lo primero que deben pensar los afortunados con el Gordo de la Lotería de Navidad?

Nada de gritarlo a los cuatro vientos. Hay que vivir la euforia con la mayor discreción posible y contratar a un buen asesor que nos ayude a gestionar el premio

Actualizado:

Aunque la probabilidad de que te toque el Gordo si compras un décimo es 1 entre 100.000, es decir, bajísima, son pocos los que renuncian a participar en la ilusión colectiva de comprar o compartir un décimo de Lotería de Navidad, con la esperanza de que toque. Pero, ¿qué pasa si eres agraciado? ¿Estás preparado para gestionar tu nueva vida?

Pasada la incredulidad y la euforia del primer momento, ser discreto debería ser una de las reglas de vida del afortunado. La «guía de comportamiento para los nuevos millonarios» de Ventura24 recomienda no gritarlo a los cuatro vientos ni publicarlo en redes sociales como Facebook o Twitter. Tampoco cobrarlo en la entidad bancaria de su barrio o de su pueblo, donde es complicado mantener el anonimato.

Dejar el trabajo es el sueño de muchos de los que juegan a la Lotería de Navidad, pero lo razonable para no levantar sospechas es seguir acudiendo hasta que pase un tiempo. Es decir, no hacer un cambio de vida radical y tampoco derrochar el dinero como si nunca fuera a terminarse. En este sentido, contratar a un buen asesor legal y fiscal que gestione correctamente el premio nos puede evitar disgustos futuros.

Si no eres uno de los agraciados con un gran premio, siempre puedes consolarte leyendo las historias más desafortunadas de algunos ganadores de la lotería.