El millonario negocio de la Lotería de Navidad

El sorteo extraordinario del 22 de diciembre aporta casi el 30% de los ingresos anuales de Loterías y Apuestas del Estado

MadridActualizado:

Dicen que a Hacienda siempre le toca el Gordo de la Lotería de Navidad. Es en gran parte cierto, ya que las arcas del Estado reciben un buen pellizco por este sorteo, que representa casi el 30% de los ingresos anuales de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae). Algo más de 2.500 millones de euros.

La mayor parte de esta cantidad se destina a premios, pero hay un porcentaje que pasa directamente a las arcas públicas. El año pasado, la asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) elaboró un informe en el que cifraba la recaudación total de la Lotería de Navidad en 194,2 millones de euros, una cifra que supone un aumento del 4,2% respecto al año anterior. Todo ello teniendo en cuenta que, según las previsiones de los Técnicos, Selae repartió un total de 2.310 millones de euros tan solo en premios.

El año pasado sirvió, por tanto, para ampliar la buena salud financiera de la Lotería de Navidad. Si bien es cierto que durante la crisis el juego tuvo una considerable caída de ingresos, la llegada de la recuperación económica impulsó de nuevo el sorteo. 2014 revirtió la tendencia; 2015 consolidó la mejora. Un total 2.582 millones de euros se recaudaron en ventas ese año.

Desde Selae han asegurado que, además de la mejora de la situación económica, otros factores como las ventas por internet o incluso la inversión publicitaria de los últimos años han ayudado a incrementar la recaudación de la Lotería de Navidad. No hay que olvidar que el anuncio protagonizado por Justino y su fábrica de maniquíes ha sido uno de los más premiados de los últimos años a nivel mundial, recibiendo un total de 48 galardones.

A estas circunstancias hay que sumarle el nuevo sistema de tributación que impulsó el Gobierno en plena crisis económica. El Ejecutivo elaboró en 2013 una norma por la cuál los premios superiores a 2.500 euros debían pagar un 20% de impuestos. En principio se trataba de una medida que iba a ser temporal, pero por el momento se mantiene.